El Elche no puede contra 12 (1-2)

Muñiz Fernández revienta un partido en el que el Elche supo jugar con la cabeza y el corazón, fue capaz de empatar en el 90 y terminó perdiendo con un penalti inventado en el descuento.

Era un sueño hecho realidad. El respetable llevaba 25 años a la espera de un acontecimiento de esta envergadura. El Elche lo sabía y estuvo a la altura pero se topó con uno de los peores árbitros que han desfilado por el Martínez Valero. Lo del trencilla fue de escándalo. Perdonó la expulsión de Sergio Ramos en la primera mitad, se inventó una falta que terminó en gol de Cristiano y se sacó de la manga un penalti en el minuto 94 después de que Boakye acercara el sueño. Lo suyo no quedó ahí, sino que mostró una retaila de tarjetas que harán mucho daño a los ilicitanos la próxima jornada. Fue el colegiado quien declinó la balanza en un partido en el que el Madrid no pudo contra los ilicitanos, que jugaron como nunca para conseguir algo que no llegó.

Después de sacudirse los nervios iniciales el Elche estaba dispuesto a presentarse al mundo. Este sí era el equipo que la gente del lugar había estado esperando durante el arranque de Liga y lo hacía con el más complicado. Pero es que este club es así, le gustan los retos y fue por ello por lo que ejerció un dominio de cabo a rabo durante los primeros 45 minutos. Era un sueño hecho realidad, un 9 si fuera materia de examen, pero para el 10 faltó el gol. Explotó el respetable cuando Muñiz Fernández perdonó la expulsión a Sergio Ramos después de una clara falta a Coro, que suponía la segunda cartulina. Aún así, la tuvo Javi Márquez, hasta en tres ocasiones. Antes había avisado Lombán, que con un remate de espaldas puso en pie al Martínez Valero pero ahí estaba Diego López, el meta que sentó a Casillas. Esa ocasión no fue un sueño de verano, sino que era el reflejo de lo que se vivía en el campo.

Las figuras del Madrid como Ronaldo o Di María apenas conectaban la pelota y fue el Elche quien puso el espectáculo. Manu del Moral se atrevió con caños y Márquez puso la emoción. La primera recibió un balón en la esquina del área y reventó a portería pero se volvió a topar con el portero. No es casualidad que el meta rival haya sido los últimos cuatro partidos el jugador más destacado del rival y ante el Madrid volvió a ocurrir. Tras un disparo lejano, el mediocentro tuvo la más clara, al ex del Mallorca le cayó un rechace cuando estaba sólo delante de portero, sin marca y con tiempo, quizá demasiado, ya que pensó en exceso y erró en su disparo.

La charla que tuvo Ancelotti en el descanso tuvo efecto entre los blancos, al menos durante 10 minutos que le bastaron al Madrid para poner el 0-1 en el marcador. Comenzaron atacar en tromba comandados por un Ronaldo que se echó el equipo a la espalda. Fue entonces cuando volvió a aparecer la figura de Muñiz Fernández, que se sacó de la chistera una falta inexistente en la esquina del área. Cinco pasos atrás, brazos en jarra, respiración profunda y un potente disparo le valieron a CR7 para poner el primero a merced de una barrera que se fracturó por la mitad y dejó vendido a Manu Herrera, que apenas pudo hacer nada. Lejos de amedrentarse, Escribá dio un paso hacia adelante y sacó a Fidel, Boakye y Aarón en busca del empate, todo lo contrario que su homónimo madridista, que sacó a Illarra y a Carvajal para contener el vendaval franjiverde.

El Elche experimentaba esa máxima que asegura que en el fútbol no hay justicia pero pronto cambiaría su sino. Sus acometidas eran incesantes arropados por un público que repetía al unisono el ‘Sí se puede’, porque sí se podía visto lo visto. La valentía franjiverde no tenía recompensa pero su tesón fue encomiable. Aarón se fue de dos para lanzar un latigazo con efecto que salió lamiendo la escuadra ante el asombro de todos. El Madrid estaba incómodo, quería el final. Llegaba el 90 y ahí apareció la magia divina de Boakye. La cogió Fidel a la contra y centró para que el ‘9’ del Elche reventara a la red un balón que Diego López tan solo pudo mirar. El público enloqueció y celebró por el momento un empate que iba a ser histórico, pero Muñiz Fernández tenía otro final previsto. Un balón colgado al área del Elche, ‘La Roca’ forcejea con Pepe y éste se va al suelo al más mínimo contacto. Muñiz lo tenía claro, este partido no podía ser empate. Y no lo fue. Se encargó Cristiano desde los once metros para poner el 2-1 final.

publi logo diario franjiverde uno

FICHA TÉCNICA

ELCHE CF: Manu Herrera; Damián, Botía, Lombán, Albacar; Rubén Pérez, Carlos Sánchez, Javi Márquez (Boakye m. 62′), Carles Gil, Manu del Moral (Fidel m, 59′), Coro (Aarón m80′).

REAL MADRID: Diego López; Arbeloa, Ramos, Pepe, Coentrao; Modric (Carvajal m. 80′), Khedira, Isco (Illarramendi m. 70′), Di María (Morata m. 88′), Ronaldo; Benzema.

GOLES: 0-1, Ronaldo m. 62′; 1-1, Boakye m. 90′; 1-2, Ronaldo m. 94′.

ÁRBITRO: César Muñiz Fernández, comité asturiano, amonestó con tarjeta amarilla a Manu del Moral, Botía, Damián, Corominas, Fidel, Rubén Pérez, Albacar y Manu Herrera en Elche y a Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo por parte del Madrid. Expulsó a Carlos Sánchez una vez finalizado el partido al mostrarle la segunda tarjeta por protestar.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 7ª jornada de Liga, disputado en el Martínez Valero ante la presencia de 28654 espectadores.

 

Compartir esta entrada: