Victoria en el sopor (1-0)

Cuesta creer que dos de los equipos más realizadores de Segunda protagonizaran un partido soporífero y con muy pocas ocasiones. Pero al final, lo que realmente queda es el resultado. El Elche consiguió su primera victoria de 2017 ante el Girona en un encuentro intenso y poco atractivo para el espectador, pero en el que supo aprovechar un error del rival en la recta final para llevarse los tres puntos. Rober Correa marcó el único gol a tres minutos para la conclusión.

Toril realizó toda una revolución de piezas y dibujo en la alineación. Hasta cinco cambios de jugadores para ‘imitar’ el esquema de tres centrales y dos carrileros del rival, con José Ángel, Pelegrín y Josete en la retaguardia, Pedro e Iriondo en las alas y Dorca y Fabián en la sala de máquinas con Pelayo por delante y con Nino y Guillermo como referencias ofensivas. Por su parte, el técnico del Girona, Pablo Machín, devolvió la titularidad a Àlex Granell, sancionado la pasada jornada, Borja García y Cifuentes, que regresó al que dejó de ser ‘su’ estadio el año pasado por estas fechas.

El partido arrancó disputado y sin dueño, con ambos equipos con líneas altas y presionando con intensidad, lo que provocaba posesiones cortas y un juego directo poco habitual en los planteamientos de sus técnicos. Los franjiverdes evidenciaron algunos desajustes con balón, principalmente fruto del inusual esquema con el que se dispusieron por el césped.

No obstante, suyas fueron las primeras ocasiones. Una falta lateral botada por Pedro que pasó cerca del palo, dos intentos de Pelayo que no encontraron portería y tiros de Nino y Guillermo que taponaron la zaga catalana fuer el bagaje ofensivo del Elche antes de alcanzar el ecuador de la primera mitad.

Con el paso de los minutos y el descenso del ritmo del encuentro, el Girona comenzó a sentirse más cómodo y a ganar algo de terreno, pero esto no se tradujo en acercamientos más peligrosos a la meta contraria. Lo más destacable por su bando fue un centro de Portu que obligó a Juan Carlos a desviar el balón a córner y un servicio del mismo ‘9’ albirrojo para Sandaza que cortó Pelegrín. El conjunto más anotador de Segunda no logró chutar entre los tres palos en los 45 minutos iniciales, un hecho destacable teniendo en cuenta que la endeblez defensiva del Elche es uno de sus mayores hándicaps esta campaña.

Los contratiempos en forma de lesión son una constante para el cuadro ilicitano esta campaña, y en este choque se sumó uno más. Pedro, que regresó al once un mes y medio después de estar en el dique seco, tuvo que ser sustituido por Rober Correa por un fuerte golpe en la rodilla en una disputa con Borja García. La entrada del lateral extremeno no supuso ninguna modificación en el esquema, pero sí una pérdida de poder ofensivo por la banda derecha.

En la recta final de un primer periodo marcado por la igualdad, Guillermo tuvo la última oportunidad con un buen disparo con la pierna izquierda que Ramalho tocó para evitar que la pelota tuviera dirección a portería.

El inicio de la reanudación siguió por los mismos derroteros, con Elche y Girona siendo incapaces de generar peligro contra la meta rival. El balón circuló más por el césped, pero las oportunidades continuaban escaseando, un panorama sustancialmente distinto a los que suelen ofrecer ambos equipos, acostumbrados a marcar goles esta temporada.

Portu y Alcalá probaron fortuna con sendos disparos lejanos que se marcharon muy desviados. Por el lado franjiverde, Fabián culminó sin éxito una buena acción asociativa con Iriondo y Josete no consiguió darle buena dirección a la pelota de cabeza tras el saque de una falta lateral.

Toril y Machín movieron el banquillo para darle algo más empaque más atacante a sus escuadras, pero ni Álex Fernández por el Elche ni Longo y el exfranjiverde Cristian Herrera por el Girona fueron una solución eficaz a la escasez de llegadas al área en el encuentro.

Y cuando parecía que los dos entrenadores equipos ya estaban tomando precauciones para no perder el punto, apareció un protagonista inesperado: Rober Correa. El lateral extremeño marcó el gol de la victoria para el cuadro ilicitano en el minuto 87 anticipándose de cabeza al guardameta René en un centro de Fabián desde la banda izquierda.

Los dos entrenadores tuvieron una reacción inmediata al tanto: Toril introdujo a Armando para dar más presencia en defensa y Machín dio entrada a Sebas Coris en busca de mayor desequilibrio ofensivo. El Girona buscó a toda prisa el gol del empate a base de balones colgados al área, pero el Elche se mostró firme y neutralizó sus últimos coletazos para llevarse tres puntos que le hacen afrontar el fin de semana con mayor tranquilidad.

Ficha técnica

Elche: Juan Carlos; José Ángel, Pelegrín, Josete; Pedro (Rober Correa, min 37), Dorca, Fabián (Armando, min 88), Pelayo (Álex Fernández, min 69), Iriondo; Nino y Guillermo.

Girona: René; Ramalho (Coris, min 88), Alcalá, Juanpe; Cifuentes, Pere Pons, Àlex Granell (Longo, min 65), Aday; Borja García, Portu y Sandaza (Cristian Herrera, min 86).

Goles: 1-0, Rober Correa (min 87).

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité castellano-leonés). Amonestó por parte del Elche a Fabián (min 80) y por parte del Girona a Ramalho (min 22) y a Àlex Granell (min 64).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 23 de la Liga 1|2|3 disputado en el Martínez Valero ante 5.766 espectadores. La gimnasta ilicitana Sara Marín realizó el saque de honor. Antes del partido, se guardó un minuto de silencio en memoria de Manuel López Botella, exjugador del Elche en la década de los 70, y de Rafael Parreño Iborra, padre del párroco del club, Javier Parreño, ambos fallecidos recientemente.

Compartir esta entrada: