Superioridad estéril (0-0)

Un buen Elche desactiva al Athletic de Bilbao y protagoniza las ocasiones más claras, pero vuelve a pecar de una falta de gol galopante.

El Elche fue una vez más solamente lo que es, con la simpleza que lo define su entrenador. Como en el mejor de los casos esta temporada, los franjiverde mezclaron fiabilidad defensiva con protagonismo en posesión, e incluso aliñaron su enésima mejoría al pisar el Martínez Valero con una presencia en área rival que volvió a hacer de las porterías meros elementos de decoración. Una repetidísima historia de Disney en que el rival se intriga, pero acaba con final feliz dada la poca maldad local.

La mini revolución cocinada por Fran Escribá funcionó hasta donde llegan las manos del técnico valenciano. El retorno de un excelso Rubén Pérez y la mejor versión de Carlos Sánchez apagaron al habitualmente iluminado centro del campo desde donde suele crecer el Athletic de Bilbao y esta vez lo hicieron los franjiverde. La idea era clara: frenar y salir en detrimento de la elaboración a la que ponen cara Márquez o Rivera, hoy en el banco. Y marchó bien. Fortalecido también por una seguridad en la línea defensiva de menos a más, el Elche supo cómo hacer daño sin llegar a dejar huella. Los hombres de Valverde, tan feroces esta campaña en su lucha por un hueco en la próxima edición de la Champions League, fueron un león manso y sólo por tonelaje inquietaron sin llegar nunca a asustar. Ni el triángulo Iturraspe-Rico-Herrera en creación, ni el tridente Muniain-De Marcos-Aduriz en ejecución fueron los de otras noches, culpa, en gran parte, de lo que tenían enfrente.

La moneda al aire que Rodrigues -en su primera titularidad- lanzaba a cada intento de desborde lució en más ocasiones cara que cruz. La montaña rusa que es el fútbol del extremo caboverdiano lideró los ataques franjiverde. Dos de ellas fueron lo más cercano al gol que vio una afición entregada a una causa para la que empieza a hacer falta la calculadora. En la primera a Boakye no le alcanzaron los reflejos y la otra el ghanés la mandó arriba. A la tercera en que el Elche pudo sonreír tampoco fue la vencida en las botas de Cristian Herrera, a quien se le imaginó fugazmente con los superpoderes del pasado.

La pregunta da para un debate tan largo como los cuatro días y medio a los que está la visita a El Madrigal: ¿el punto es bueno?

FICHA TÉCNICA

ELCHE CF. Manu Herrera; Damián Suárez, Botía, Pelegrín, Domingo Cisma; Carlos Sánchez, Rubén Pérez; Rodrigues (Fidel 81′), Coro, Manu del Moral (Carles Gil 56′); y Boakye (Cristian Herrera 63′).

ATHLETIC CLUB DE BILBAO. Iraizoz; Iraola (Susaeta 75′), San José, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico, Ander Herrera (Erik Morán 76′); De Marcos, Muniain y Aduriz (Toquero 81′).

GOLES.

ÁRBITRO. Eduardo Prieto Iglesias, del Colegio navarro. Amonestó con tarjeta amarilla a Ander Herrera (51′), Rubén Pérez (60′), Toquero (83′) y Cisma (84′).

INCIDENCIAS. Partido correspondiente a la jornada 30 en Primera División, disputado en el estadio Martínez Valero de Elche ante 24.752 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del primer presidente del gobierno democrático español, Adolfo Suárez, y en la del que fuera alcalde de Bilbao Iñaki Azkuna.

Compartir esta entrada: