Un partido familiar (0-0)

El Elche volvió a dejar su marcador en tablas como local. Ya van cuatro ocasiones consecutivas ante rivales, atendiendo a la lógica de la clasificación, inferiores a él. Parece que los jugadores llevan a cuesta una mochila cuyo contenido pesa: la ambición de la afición, la situación en la tabla y la juventud del grupo está metiendo en problemas a los franjiverdes de cara a dar ese salto competitivo.

Rubén Baraja introdujo el cambio obligado en el lateral izquierdo respecto al partido en Miranda de Ebro y trazó un plan parecido: plantado en su mitad de campo, cedió el esférico al Almería e intentó salir tras robo. Esta vez tenía más metros a lo largo y ancho, su rival administró la posesión con más prudencia que los burgaleses y mantuvieron más hombres tras la bola, con lo que la idea no surtió el efecto deseado.

Los últimos veinte minutos presentaron a un Elche con afán de ganar mayor cuota de pelota y Álvaro y Álex Moreno gozaron de sendas ocasiones de peligro. Antes, el catalán había probado a Casto desde la larga distancia. Las claras de los andaluces llegaron en el 23′, con un centro de Dubarbier que Quique no atinó a rematar, y en el 36′, con un remate picado de cabeza de Saveljich a la salida de un córner.

En el descanso, el míster vallisoletano sustituyó al destacado Cristaldo por molestias y dio entrada a Armando, subiendo a Lolo al doble pivote. El equipo no ganó control. Incluso, con el paso de los minutos, anduvo cerca de perder el encuentro. Pozo, Juan Ramírez y el recién ingresado Chuli tuvieron el 0-1 en sus botas, mientras el Elche respiraba con contras que un Sergio León desacertado y poco acompañado no supo finalizar.

Fue el cordobés, en una de esas, quien provocó la roja directa de Saveljich a falta de diez minutos para el final. Espinosa y Eldin ya estaban en el campo en el sitio de Héctor y Moreno, y juntos trazaron un par de triangulaciones interesantes en el aspecto ofensivo. Aun así, la manera de gestionar el último tramo de encuentro por parte local fue mala, lo que cabreó a la mayoría de los casi ocho mil asistentes que se dieron cita en el estadio.

El día de San José albergó una historia conocida en clave franjiverde. El equipo de Baraja, aspirante a ocupar zona de playoff, dependió en exceso de su máximo goleador y, al no estar éste fino, no supo perforar la meta rojiblanca. Con el paso de los minutos, los nervios fueron ganando terreno en la mente y las piernas de los futbolistas hasta que se dio el punto por bueno. Ya saben: a saborearlo hasta el próximo fin de semana.

Ficha técnica

Elche CF: Javi Jiménez; Caro, Lolo, José Ángel, Álex Martínez; Mandi, Cristaldo (Armando, 46′); Álvaro, Héctor (Espinosa, 67′), Álex Moreno (Eldin, 80′); Sergio León.

UD Almería: Casto; Michel Macedo, Saveljich, Ximo Navarro, Morcillo, Dubarbier; Lolo Reyes, José Ángel; Pozo (Chuli, 69′); Juan Ramírez (Zongo, 72′) y Quique González (Ivan Sánchez, 79′).

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité castellano-leonés). Amonestó a Ximo Navarro (22′), Morcillo (34′), Caro (38′) y a Saveljich con roja directa (82′).

Aforo: 7.997 espectadores en el Martínez Valero.

Compartir esta entrada: