El conjunto franjiverde deja atrás los problemas estomacales

banner-interior-publi-noticias-Xtep

El virus estomacal que asoló la plantilla del Elche la semana anterior parece que ya es cosa del pasado. Los jugadores franjiverde que resultaron afectados han ido evolucionando de sus dolencias, que se manifestaron a través de varios procesos gastrointestinales. El último en unirse a grupo fue Ferran Corominas, que ayer volvió a los entrenamientos junto al resto de la plantilla ilicitana para preparar el partido ante el Córdoba del próximo domingo. Roco, el primer en cogerlo, aseguró ayer que las molestias ya eran cosa del pasado y reconoció que lo pasó mal.

Mientras tanto, Manu Herrera continúa sin aparecer por los entrenamientos por lo que su presencia en el partido ante el Córdoba está descartada. Su sustituto será casi con total seguridad Pol Freixanet, considera por Fran Escribá como el tercer meta del equipo. Por su parte, Aarón Ñíguez no completó el entrenamiento con el grupo y sigue con su puesta a punto física.

Compartir esta entrada: