Ferrán Corominas y un 8 de octubre cualquiera en Elche

Charly Sogorb | 10/04/2013 07:00 @CharlySogorb

El futbolista catalán debutó con el Espanyol en el Martínez Valero en un partido de treintadosavos de la Copa del Rey de 2003.

Hace diez años, 8 de octubre de 2003, se jugó un partido cualquiera en el Martínez Valero, los treintaidosavos de la Copa del Rey. Cuando los Primera bajaban al barro de los Segunda B a partido único. Los más modestos sabían que tenían la eliminatoria perdida salvo milagro, pero contaban con la deliciosa taquilla que dejarían un Barcelona o un Real Madrid. Cuando se acaban los Tercera y Segunda B, a los que quedan de Primera les tocan los Segunda. Y al Elche le toca el Espanyol, un Primera, pero no un garante de taquilla. Efectivamente, la taquilla apenas registra unos ocho mil aficionados para ver un 2-3.

A las diez y media empieza la segunda parte, y los pocos que se han tomado la molestia en ir hasta el estadio ven dos goles seguidos del Espanyol que desmonta cualquier opción de pasar a la siguiente ronda. Bobson y Raúl Molina marcan y dejan al Elche media hora para intentar al menos empatar. Improbable pero real. Nino sale en el 61 y en el 72 empata, y a falta de cinco minutos, Toni se marca en propia. Al menos se jugará la prórroga. Y se pone mejor para el cuadro franjiverde, porque Zárate es expulsado en el 87. Un Elche en tromba, con la moral por las nubes contra un Espanyol con diez y que teme hacer el ridículo. Muy mal se le tiene que poner a los ilicitanos para no marcar otro o llegar a los penaltis.

Se rebobina la cinta. Minuto 64. Debuta un jugador del filial perico porque Clemente no tenía muchos profesionales disponibles y tiene que tirar de su cantera. Es un chico de Banyoles, con 20 años va a debutar en uno de los equipos más importantes de Catalunya tras varios años en el equipo de su ciudad. Ve que se acerca el final, que su entrenador le ha metido en un partido perdido que recordará porque es su debut. Y encima expulsan a un compañero dos minutos después de que el portero se marque en propia. ¿Será gafe? Queda un minuto.

Minuto 89. Toni Velamazán bota una falta, el jugador del filial del Espanyol que debuta con el primer equipo marca. En el acta se apunta que el dorsal número 33, Ferran Corominas ha anotado el tercer gol del Espanyol, el 2-3. No queda tiempo para nada más. El partido finaliza. El publico no debe tomarse muy alegremente que un jovenzuelo sin experiencia les deje a las puertas de pasar de ronda, pero era previsible. Fin del partido, a casa. Marcaron Bobson, Raúl Molina y uno que salió del B.

Salto de diez años

9 años después de aquel partido, el Elche anuncia que ficha a Corominas. Ya consagrado como un jugador importante que ha llegado a levantar una Copa del Rey o jugar la Copa de la UEFA, llegando a una final. Ya no es el que debutó, ya le conocen e incluso varios equipos se pelean por sus servicios. El Elche incluso anuncia que retira su oferta, pero a los pocos días confirma su contratación y tras unos días más debuta con gol.

En abril del 2013, Ferran Corominas es máximo goleador del Elche con 11 goles y 6 asistencias. Su equipo va líder de la tabla con once puntos sobre el segundo y doce sobre el tercero. A punto de volver a Primera División por la puerta grande.

Compartir esta entrada: