Convencen a la primera

El nuevo binomio compuesto por Carlos Sánchez y Rubén Pérez sostuvo al Elche frente a la Real Sociedad y lideró la mejoría.

La enorme mejoría que mostró ayer el Elche creció desde el centro del campo. Uno de los puntos flacos del conjunto franjiverde en el inicio liguero de Vallecas se encargaron de curarlo Carlos Sánchez y Rubén Pérez, quienes sustituyeron a la pareja formada por Rivera y Generelo, titulares aquel día. Apareció el ritmo, la pegadiza presión en la recuperación y el buen criterio con el balón en los pies. Desde la sala de máquinas maniataron en muchas fases del juego a una Real Sociedad con piezas en ese puesto del nivel de Granero o Rubén Pardo, habituados a dominar.

Los nuevos fichajes del Elche para la medular entraron con buen pie en el equipo. Javi Márquez no disfrutó de minutos, aunque calentó en la banda largo rato. «Hemos sido un equipo aguerrido y con las ideas claras. El equipo ha hecho un gran trabajo y podríamos haber sacado algo más pero hay que seguir. Ni éramos tan malos antes ni ahora somos tan buenos. Sabemos que es difícil el nivel de la liga española», opinaba Rubén Pérez huyendo de invidualismos y luciendo también ante los micrófonos y grabadoras la misma solidaridad con sus compañeros que sobre el césped. El despliegue y liderazgo del astigitano fue digno de manual que mostrar en las escuelas de fútbol.

A su lado, ‘La Roca’ también brilló con luz propia. El colombiano destiló potencia en todas sus acciones y dotó de la mordiente necesaria a los franjiverde. Al final fue sustituido con molestias, pero Fran Escribá descartó la más mínima gravedad. El Elche parece haber encontrado a su pareja de conductores.

El show de Carles Gil

Y con ellos mejoró todo el equipo. Entre los que más destacaron resalta Carles Gil. El joven mediapunta valenciano dio un recital de desborde y fue el más incisivo del ataque ilicitano. Enloqueció al lateral zurdo De la Bella moviéndose por toda la zona ofensiva y siempre pudo con él cuando le tocó verse las caras en el uno contra uno. Carles progresa a pasos agigantados y la Primera División da la sensación de que es de su talla.

Compartir esta entrada: