A +13 y ante amarillos con la suerte del campeón

Óscar Ato | 20/04/2013 13:00 @Charloz_

Es evidente que el Elche no viene atravesando su mejor momento de juego.  Llegó el colista a un Martínez Valero que batía récord de asistencia en la categoría esta temporada, y con nuestro equipo algo nervioso por ver el objetivo tan de cerca y atravesar dificultades sobre el césped en las últimas semanas, consiguió adelantarse pronto en el marcador. Para qué más… Menos mal que, al final, se consiguió la victoria remontando sobre la bocina, hecho que siempre reconforta dejando a un lado el nivel futbolístico exhibido. Ganar ese partido era un bálsamo a nivel psicológico que permitía al equipo enfrentarse a sus perseguidores superando la barrera de los 70 puntos. Y así ha sucedido. Confiemos en que ahora el equipo adquiera un poso más cercano a la tónica general de la temporada, le traspase la presión a sus rivales y obtenga un buen rédito de puntos en las próximas jornadas que le ayude a conseguir un ascenso que se ha puesto a huevo.

Toca viajar hacia Alcorcón para enfrentarse al conjunto de José Bordalás, que a pesar de ganar por la mínima en casa del Lugo tampoco atraviesa un momento dulce (el partido fue un auténtico ladrillo sin apenas ocasiones). En las tres jornadas anteriores, el Alcorcón cosechó dos empates y una derrota ante el Racing como local. Actualmente el equipo está acusando la ausencia del veterano cerebro Sergio Mora, uno de los ojitos derechos del técnico. Además, el que es el máximo goleador del equipo, Oriol Riera, empezó en el banquillo la semana pasada debido a un descenso en su rendimiento. Cierto es que el equipo mantiene cierta solidez atrás, con un expeditivo Babín a la cabeza que formará con Laguardia en el eje de la zaga, y que sigue teniendo jugadores para dañar a cualquier equipo, como los extremos Fernando Sales y Juli.

Por parte del conjunto de Escribá, el once sufrirá la ausencia de Damián Suárez, que cumplió ciclo de tarjetas ante el Xerez y será reemplazado por el cumplidor Javier Flaño. En la medular, Mantecón debería mantener su nuevamente adquirida condición de titular hasta nuevo aviso, como debería hacerlo Carles Gil, que fue de lo poco potable el domingo. Lo que no queda claro es si será Fidel el que vuelva a esperar su turno desde el banco de suplentes, ya que el equipo no realizó una actuación lo suficientemente convincente como para que todo siga igual. El extremo aporta cosas al equipo independientemente de su inspiración, y su concurso ubicaría por detrás del punta al imaginativo Carles. Parece que Ángel tiene papeletas para ser el sacrificado en esta ocasión, en lo que sería volver al ataque de principios de temporada.

Se viene un partido entre dos gallitos de la categoría: los amarillos necesitan escalar posiciones perdidas recientemente en la tabla y deberían presionar la salida franjiverde, buscar balones largos, segundas jugadas y hacerlos entrar en su pegajosa tela de araña. Puede que presenciemos un envite poco vistoso, pero esperamos que el Elche tenga la serenidad para saber manejarse en esta situación. Veremos si así sucede, sin agobios, el domingo a las 12h.

Compartir esta entrada: