Y que cumplas muchos más…

Rc Sala de Juegos

Nino cumplía este domingo 38 años. Y lo celebró haciendo lo que, creo, mejor sabe hacer. Quizás tenga alguna habilidad oculta especial, pero dudo mucho que en eso sea mejor que marcando goles. Queda en palabra de familiares y amigos que lo desmientan. O en la del propio Nino que lo manifieste.

Tiene algo de poético que una eliminatoria entre el Elche y un filial la haya decidido un tipo de 38 años. Un veterano, con mil batallas en sus piernas. Y, por cierto, canterano franjiverde, que no se le olvide a nadie. Es muy posible que más de uno de los chavales sportinguistas no tuviera muy claro quién es Nino antes de la eliminatoria, en este mundo de Cristianos y Messis, de Wismichus y Chabelitas. Nino es la antítesis de todo eso.

Nino es un Mikasa y unas Skater en una calurosa tarde de verano. Nino es un Questra en el patio de un colegio, pinchado en las ramas de alguna palmera y reemplazado por otro. Nino es la moneda de veinte duros que nos duraba toda una tarde en los recreativos. Nino es quedar con tus amigos sin necesidad de móviles, whatsapps ni twitters.

Nino es el gol del que no es ni el más alto ni el más fuerte. Nino es unas botas negras en un arcoiris epiléptico de botines de fútbol. Nino es el primer amor de la infancia con el que te reencuentras años después y ahí siguen las mismas mariposas en el estómago. Nino es el recuerdo de que ya eres adulto, pero sigues disfrutando del fútbol como un niño. Nino es el Elche y el Elche es Nino. Nino, en esta ciudad, es el fútbol.

Seguros AXA

Cumple 38 años y desde aquí le deseamos que cumpla muchos más. Y ojalá le queden algunos como futbolista para alargar el disfrute de una leyenda lo máximo posible. Nino se cuida para ello y sabemos que, si por él fuera, jugaría hasta los 50. Ya sólo queda una eliminatoria para volver a Segunda. Lo ideal, qué quieren que les diga, sería que aún le diera tiempo a disfrutar de un par de ascensos, hasta Primera. Pero lo primero es lo primero.

Del resto del partido creo que Pacheta hizo una lectura muy acertada en rueda de prensa. Es la grandeza del fútbol y cuesta explicar que un partido realmente plácido durante 70-75 minutos necesitara de un final de infarto para la clasificación del Elche. Los franjiverdes fueron muy superiores al Sporting B, con Gonzalo, Neyder y Javi Flores excelsos, pero no hubo manera de meter la pelotita en la portería, que al final es el objetivo de este juego. No hubo manera, claro está, hasta que entró Nino. Él se sabe las reglas mejor que nadie.

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Compartir esta entrada: