Fichaje de primavera

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Hablábamos ayer (o anteayer, ya que fue hace algún partido) de la flor de Pacheta. Y que nadie se me ofenda. El entrenador del Elche sigue sin conocer la derrota y en Formentera puede haber recuperado a un soldado para la guerra del playoff. Sory Kaba.

Pacheta hace su trabajo y, además de hacerlo bien, acierta en sus apuestas. No es fácil y menos en el mundo del fútbol. Al final, las decisiones de un entrenador dependen de muchos factores. Entre otros, de sus jugadores. Si el jugador no se enchufa, el entrenador ya puede empujar todo lo que quiera, que se va a ir al pozo.

Sory fue la sorpresa en el once inicial en Formentera y Sory marcó el gol del triunfo. Tres puntos que dan más aire al Elche, cuya clasificación para el playoff da la sensación de ser cuestión de quitar hojas al calendario. Otra cosa es la posición a ocupar en mayo. Ahí, todo pasa por el partido del próximo fin de semana.

Seguros AXA

Volvamos a Formentera, a Pacheta y a Sory. Apuesta decidida y valiente la del técnico. El africano pasaba esa época de tormento que han pasado todos los delanteros. En los jóvenes e inexpertos se agrava. ¿Cómo se supera una sequía? El manual es claro: trabajo. La realidad, no lo neguemos, es otra. Los delanteros sólo tienen una manera de ahuyentar los fantasmas de su cabeza cuando no marcan goles y es, simplemente, marcando goles.

Vitamina P

Pacheta acertó con su jugada y Sory aumentó su confianza, pese a que en el segundo tiempo tuvo una clara para hacer el doblete y volver a Elche con una dosis extra de Vitamina P. P de Positivismo. P de Pacheta. Recuperar a un jugador como Sory, sobre todo si la lesión de Lolo Plá se complica, es fundamental para que el Elche disponga de un arma más de cara a la guerra por el ascenso. Tras un invierno duro, Sory debe ser el fichaje de primavera.

Del resto del partido cabría destacar el buen tono general del equipo, sin ninguna actuación individual sobresaliente, pero sin nadie a bajo nivel. Lo mejor, aparte del gol de Sory, fue la sensación de armonía grupal. El de Formentera tiene pinta de ser uno de esos partidos más importantes de lo que parecen. No porque hayas arrasado a tu rival sino porque los futbolistas han sabido sufrir juntos. Eso no se traduce ni en puntos ni en goles este domingo, pero se traducirá en puntos y en goles en el futuro cercano.

No se me ocurre mejor imagen para cerrar esta contracrónica que esta, tomada por Adrián Díaz tras el entrenamiento del pasado miércoles. Creo que sobran las palabras.

Foto principal: Francisco Maciá. 

Compartir esta entrada: