Neyder es nuestro padre

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

El Cornellà debía medir el efecto Pacheta y, si es por lo visto en el duelo contra el conjunto catalán, el aficionado del Elche parece que puede respirar algo aliviado, tras tanto tiempo de sinsabores y temores. El equipo realizó el mejor partido de la temporada, en casa y ante un rival directo. Sube a la segunda posición y, sobre todo, está ganando confianza en el mejor momento posible.

¿Efecto Pacheta o efecto Neyder? ¿O quizás ambos? El colombiano firmó una auténtica exhibición. Un partido que te hace cuestionarte qué demonios hace un futbolista así en Segunda División B. ¿Dónde están los scoutings de Segunda y Primera? Obviamente, algo malo debe tener este chico para que estuviera jugando en el San Sebastián de los Reyes, con todo el respeto del mundo hacia el modesto club madrileño.

Sin embargo, en el mes y medio que lleva en la ciudad de las palmeras no se le ha visto un defecto. Lo corta todo, lo gana todo por arriba, ni siquiera da una mala patada. Neyder es Don Limpio, Darth Vader y el yerno ideal en la misma persona. Si sigue a este nivel, es el Mesías que debe devolver al Elche a Segunda. Neyder es nuestro padre, cual Julio Iglesias, y mañana todos debemos felicitarle por ello. Honor cafetero.

Elogios para todos

Las contracrónicas no serán siempre así, pero esta vez todos merecen elogios. Sería injusto quedarse sólo en Neyder, que fue el mejor. Gonzalo Verdú está a un nivel inmenso al lado suyo. Recuerdan a la pareja del último ascenso a Primera, Etxeita-Pelegrín. Neyder destaca como lo hacía Etxeita y Gonzalo es ese líder más silencioso que era Pelegrín. Ojalá el desenlace sea el mismo.

Y qué me dicen de Benja y su definición en el 2-0. ¿Y del pase de Javi Flores? Esa cucharita, muy a lo Raúl, vale el precio de cualquier entrada a un campo de fútbol. Iván Sánchez fue un torbellino, Collantes celebró su pronta recuperación con un tanto y hasta los que menos brillaron dejaron algún detalle para ganarse una buena nota.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: