Sin la ‘doble J’ no hay fiesta

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Sensación de más de lo mismo, de déjà vu. El efecto Pacheta se quedó a medias, en otro partido a domicilio en el que los franjiverdes no fueron capaces de imponer su dominio de principio a fin. Habrá que dar el punto, y ciertos mecanismos de esta nueva era, como buenos, aunque la realidad es dolorosa: el Alcoyano llevaba siete partidos sin marcar en su campo y te mojó la oreja.

Josan y Javi Flores volvieron a ser las mejores noticias de un Elche que da la sensación de haber encontrado ahí una sociedad de la que sacar un filón. La pena es que por cuestiones físicas apenas durasen 52 y 64 minutos en el campo, respectivamente. Especialmente doloroso sería que el crevillentino tenga una lesión más o menos grave. Volvió a mostrar una velocidad endiablada y una verticalidad que no recordaba en un jugador con la franja verde al pecho desde hace tiempo.

Es cuestión de ver si esto es flor de un día, o de dos en estos casos, o va más allá. Flores ejerció nuevamente un rol interesante, mezcla entre organizador y mediapunta. Desde su posición asistió primero a Benja, en una acción en la que el co-pichichi del conjunto ilicitano no anduvo certero, y posteriormente definió como un ‘9’ para adelantar al Elche. Buenas sensaciones. Y bien está que un jugador al que una lesión le agrió un año de ensueño se pudiera quitar esa espinita.

Del resto del primer tiempo se puede destacar la contundencia que siguen mostrando los centrales y el paradón de José Juan a Gato para impedir el 1-0. Provencio empezó enchufado, aunque se acabó apagando demasiado pronto. El equipo quizás concedió demasiadas acciones de faltas y córners, pero pintaba bien.

Para la segunda parte podríamos hacer dos cosas: o contarla y volver a la dura realidad de esta campaña en el Elche o irnos a tomar unas cañas y no hacernos mala sangre. Supongo que el aficionado franjiverde volvió con cierto cabreo a casa, por esa sensación de que a este equipo le sigue faltando algo para ser dominador durante periodos más largos. De momento, Pacheta no ha perdido pero sabe que tiene trabajo por delante. Y si no tiene a la ‘doble J’, ya se puede echar a rezar.

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Compartir esta entrada: