Conjura en el Martínez Valero

Pedro Ortuño | 21/03/13 00:00 @pedroortuno

Fran Escribá realizará hasta cuatro entrenamientos a puerta cerrada esta semana. La estrategia y la unión del grupo, principales razones.

El Martínez Valero será el escenario de la conjura con que el Elche tratará de remediar y poner fin a la peor dinámica franjiverde de la temporada.

Para ello, Fran Escribá ha diseñado una semana de claustro. El plan de entrenamientos está siendo y será más secreto que de costumbre con hasta cuatro sesiones a puerta cerrada dentro del estadio. Después del lunes de descanso, el equipo volvió al trabajo el martes con la llave echada, del mismo modo en que se ejercitará hoy jueves y también el próximo sábado y en la mañana previa al choque contra el Real Murcia.

El balón parado es uno de los motivos. El Numancia torturó a los ilicitanos a base de estrategia y es algo en lo que el cuerpo técnico pretende incidir a lo largo de esta semana. La otra razón es la necesidad de estrechar la unión entre todos los miembros y, por ello, se busca un ambiente de intimidad sin la presencia de aficionados o medios de comunicación.

El grupo está convencido de que las dos derrotas cosechadas frente a Mirandés y Numancia registran una gravedad asumible por la ventaja de puntos y el trabajo realizado durante todo el año, pero, sobre todo, superable. El mensaje que se traslada desde dentro es que el hambre de ganar ha crecido con los resultados negativos en un equipo hecho a la victoria.

Además, el calendario les invita a ser optimistas. A falta de doce jornadas para la llegada a meta, el Elche jugará siete de ellas en casa -ante Murcia, Lugo, Xerez, Girona, Barcelona B, Real Madrid Castilla y Guadalajara- y, aunque hace dos semanas el Mirandés birló los tres primeros puntos de tierras ilicitanas en todo lo que va de curso, el líder confía en volver a crear un fortín y recuperar sensaciones para salir del bache.

 

 

Compartir esta entrada: