El conflicto entre el presidente del Elche, José Sepulcre, y Juan Anguix tendrá hoy un nuevo capítulo en el consejo de esta tarde, en el que el máximo mandatario podría exigir la dimisión del vicepresidente

Pablo Salazar 04/03/13 00:17 @PaoloSalazar

El juego de tronos que vive en el Elche escribirá hoy un nuevo capítulo en sus páginas. La paz armada que se firmó poco tiempo atrás parece que puede romperse en breve. El presidente de la entidad, José Sepulcre, pretende exigir la marcha de la otra ‘familia’ que ocupa la directiva franjiverde, la de Juan Anguix.

Después de que se firmara una tregüa en el conflicto entre las dos partes visibles del Consejo de Administración del Elche, el club vivirá hoy un nuevo pulso por el poder. En la reunión que la directiva mantendrá esta tarde a partir de las 16:30 horas volverán a ponerse sobre la mesa las discrepancias entre Sepulcre y Anguix, lo que podría terminar con la dimisión de una de las dos partes. Por si fuera poco, los acuerdos alcanzados tras el Consejo de hace quince días podrían volver a ser revisados y suponer un nuevo problema.

La facción más cercana a José Sepulcre ha mostrado su negativa a que se lleve a cabo la auditoría externa en el club a cargo de PwC solicitada por el bando que lidera Juan Anguix. En el grupo afín al presidente no ha sentado bien la filtración de algunos datos internos a medios económicos y son reticentes a que se lleve a cabo la auditoría para poner números a los acciones del Elche CF. Otro de los puntos que dividen ambas partes es el que concierne a Tomás Alvarado, ya que Juan Anguix desea que el consejero del cuadro franjiverde devuelva parte del dinero embolsado en el finiquito dado que el vicepresidente entiende que no le corresponde alegando negligencia profesional.

En la última reunión que se llevó a cabo entre los miembros del Consejo de Administración, de cerca de cinco horas de duración, presuntamente ambas partes tuvieron a bien firmar la paz para que los problemas institucionales no llegaran a afectar la marcha del equipo en su inexorable camino hacia la Primera División. También se tratará hoy el futuro de los empleados imputados en la trama de las entradas, puesto que Juan Anguix pretende que sean cesados mientras que Sepulcre opta por que sea la justicia quien dictamine si son o no culpables para, después, tomar una decisión al respecto.

De llevarse a cabo los deseos del presidente acerca de la dimisión de Anguix lo cierto es que el club podría ver afectada su liquidez a corto plazo. Desde su llegada, el vicepresidente de la entidad ha llevado por bandera que la plantilla debía estar siempre en una burbuja económica, y que el pago de las fichas se llevara a rajatabla. Este hecho es su principal baza, puesto que en los últimos tiempos ésta ha sido una de las claves que más se descuidó la directivas en etapas pasadas.

Compartir esta entrada: