Con lo justo

El límite salarial impide al Elche incorporar refuerzos de última hora y Fran Escribá dispondrá de una plantilla de 20 futbolistas con déficit en el mediocentro defensivo y el lateral derecho.

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha impedido al Elche inscribir un fichaje de última hora. La entidad ilicitana había alcanzado un acuerdo con el centrocampista defensivo William Kvist, pero el control financiero de la institución liguera no permitió tramitar la incorporación del jugador del Sttutgart, que finalmente ha firmado por el Wigan de segunda división inglesa. Kvist, internacional danés de 29 años, habría cubierto la posición de lateral derecho dado que ha actuado en esa demarcación en numerosas ocasiones. El nombre de este futbolista surgió una vez que José Alberto Cañas se decantara por la oferta del Espanyol, equipo con el que ha fichado por tres temporadas.

Así, la plantilla franjiverde queda corta y descompensada con 20 hombres, un solo lateral derecho, Damián Suárez, y ningún mediocentro defensivo específico tras la salida de Carlos Sánchez al Aston Villa. Además, Michael Anaba formará parte del Ilicitano y podrá alternar primer y segundo equipo al no superar la barrera de los 23 años.

Por lo tanto, los jugadores con que dispondrá Fran Escribá, como mínimo, hasta el mes de enero son Przemyslaw Tyton y Manu Herrera como porteros; Damián Suárez para el lateral diestro; Edu Albacar y Domingo Cisma para el izquierdo; los centrales Enzo Roco, David Lombán, Sergio Pelegrín y José Ángel; los mediocentros Pedro Mosquera, Adrián González y Mario Pasalic; Aarón Ñíguez, Víctor Rodríguez y Garry Rodrigues como jugadores exteriores; los mediapuntas Fayçal Fajr y Ferran Corominas; y Jonathas de Jesús, Cristian Herrera y Álvaro Giménez para la delantera.

Compartir esta entrada: