El combinado fantasma

La inestabilidad vuelve a mostrarse presente en el Elche CF. Una vez se consumó el cambio de presidencia en el momento decisivo de la pasada temporada, la 2016/17 se asoma ante un organigrama deportivo cogido con pinzas y con nuevas renuncias de profesionales pretendidos.

Si hace un año Rubí reculaba a la hora de ejercer de técnico de la primera plantilla, este verano ha sido Lucas Alcaraz el que no dio el paso definitivo. La marcha inesperada de Ramón Planes y la renuncia de Rubén Baraja a la hora de prolongar su compromiso deja en mal lugar a una entidad que va a rebufo de sus competidores en la categoría de plata.

El sucesor de Planes, ‘Chuti’ Molina, deberá firmar a varios jugadores que no estaban ojeados, ya que su predecesor pescará del trabajo realizado en el Rayo Vallecano. El recién llegado dice haber escogido al nuevo entrenador, aunque no se ha anunciado el nombre a la espera de que el Consejo de Administración dé el visto bueno.

Si la plantilla actual está cogida con alfileres, la duda acerca de los inversores interesados en la compra del club lo enrarece todo. A día de hoy, la nómina de futbolistas está compuesta por Pol Freixanet, Isidoro, José Ángel, Armando, Noblejas, Lolo, Pelayo, Álex Felip, Hugo Fraile, Eldin Hadzic y los regresados de cesión Hostench, Anaba, Samu y Liberto. Algunos de ellos están lesionados de larga duración y otros no cuentan para el futuro. Sobre las renovaciones de hombres como Javi Jiménez o Mandi, que parecían encarriladas, no hay noticias.

Así las cosas, no se atisba decisión deportiva que provoque una exitosa campaña de abonados. La afición está indignada con el último cambio de piezas de un Consejo que, desde la llegada de Diego García, no ha vivido una victoria liguera del primer equipo. La entidad debe empezar a generar incorporaciones que generen optimismo, empezando por el entrenador, que será importante en la confección del nuevo grupo de jugadores.

Compartir esta entrada: