La cicatriz del Villarreal B

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

El Villarreal B vuelve a cruzarse en el camino del Elche, de nuevo en un partido muy importante para sus aspiraciones de subir de categoría. El equipo ilicitano sufrió ante el filial amarillo una de las mayores decepciones de su historia reciente. Han pasado casi ocho años de aquella noche de finales de abril, pero muchos todavía rememoran con mal sabor de boca aquella derrota por 2-3 con un Martínez Valero lleno a rebosar. Una derrota que supuso un mazazo para las aspiraciones del Elche de regresar a Primera División más de 20 años después.

El conjunto dirigido por Pepe Bordalás, quien reemplazó a Claudio Barragán tras el mal inicio de Liga, llegó a la recta final como un tiro. El 0-3 ante el todopoderoso Betis, en una exhibición futbolística, le colocó a un punto de la zona de ascenso, desatando la ilusión en toda la ciudad de las palmeras antes de recibir al Villarreal B. Después de tantas temporadas de proyectos ambiciosos que fracasaban con estrépito, había fe en que aquella campaña 2009/2010 culminara con celebración en La Glorieta.

Martínez Valero rozando el lleno

Para poblar las gradas del Martínez Valero, el club ideó una promoción de pack de entradas a precios reducidos. La respuesta fue espectacular, casi sin precedentes. Una explosión de franjiverdismo. Colas inmensas de gente desde el inicio de la semana hasta la disputa del partido. Ni el día ni la hora (viernes a las 21:00 horas) ni que se televisara impidieron que el estadio se quedara muy cerca de completar su aforo. Acudieron cerca de 33.000 espectadores. Muchos aficionados, sobre todo los jóvenes, vieron el Martínez Valero con público en el anillo superior para un partido del Elche por primera vez en su vida.

Axa Seguros

El coliseo ilicitano retumbó con un “bien” potente cuando el speaker nombraba a los integrantes de la alineación: Willy Caballero; Martí Crespí, Tena, Samuel, Ripa; Usero, Acciari; Wakaso, Trejo, Juli; y Jorge Molina. El Villarreal B, también situado en la parte alta de la tabla, jugó de inicio con: Juan Carlos; Natxo Insa, Carlos Tomás, Kiko Olivas, Joan Oriol; Marcos Guillón, Matilla; Jefferson Montero, Gerard Bordas, Cristóbal; y Marco Ruben.

Chasco tras la proeza

El partido comenzó a torcerse pronto, con una acción muy desafortunada. En el minuto 6, Willy se resbaló en un córner botado por Jefferson Montero que se coló en la portería. Y justo antes del descanso, un disparo de Marco Rubén que desvió Ripa amplió la renta. El 0-2 cayó un jarro de agua fría en la hinchada, que viendo los méritos de los suyos, guardaba esperanzas para la segunda mitad.

Unas esperanzas que disminuirían al poco de arrancar la segunda mitad por la expulsión de Acciari. Pero el Elche sacó casta para obrar la proeza de igualar el marcador por medio de Jorge Molina y Jesús Perera, que entró desde el banquillo. El tanto del delantero extremeño desató la euforia en la afición e hizo temblar los cimientos del Martínez Valero.

Pero para desgracia del ‘pupas’ franjiverde, la alegría sólo duró un minuto, el tiempo que necesito el filial castellonense para volver a adelantarse por medio de Jefferson Montero. Los ilicitanos lo intentaron en la recta final, incluso con Willy Caballero sumándose al ataque en busca de la heroica, pero sin acierto. A pesar del duro golpe, los seguidores reconocieron el esfuerzo de su equipo con una sonora ovación. El choque acabó con una pequeña tangana en la que Paco Esteban vio la tarjeta roja.

Los resultados de la jornada dejaron al Elche a cuatro puntos del tercer puesto a siete jornadas para el final. Una distancia salvable. Sin embargo, no hubo manera de levantar el panorama. Cayó en Cádiz (2-1) y logró dos victorias seguidas en casa, ante Celta (1-0) y Girona (4-0), que le colocaron a un punto de la zona de ascenso, pero las sonrojantes derrotas contra Las Palmas (4-1) y Real Murcia (1-2) terminaron por dilapidar sus opciones. Cerró la temporada con otro tropiezo frente al Nàstic de Tarragona (3-1) y una goleada a una ascendida Real Sociedad (4-1) con póker de Jorge Molina, que sumó un total de 26 goles que le dieron el pichichi de Segunda por delante de Stuani.

Un rival ‘atragantado’

Más allá de aquel trágico encuentro, el Villarreal B es un equipo que el Elche tiene ‘atragantado’. Se han medido en siete ocasiones, seis en Segunda y una en Segunda B, y los franjiverdes han salido victoriosos en una de ellas. Ocurrió mediada la primera vuelta de la campaña 2011/2012, cuando ganaron por 3-0 al filial groguet con doblete de Nicki Bille, que estaba cedido por el club amarillo, y un gol de Rúper.

Tres empates y dos derrotas son el bagaje restante. En la primera vuelta, ilicitanos y villarrealenses igualaron a cero. Ambas escuadras protagonizarán el domingo a las 18:00 horas un duelo directo entre segundo contra tercero, con un punto de diferencia.

Foto: YouTube -> JLMG

Compartir esta entrada: