Chuca y Gonzalo Villar pierden espacio

Rc Sala de Juegos

Chuca y Gonzalo Villar llegaron al Elche destinados a otorgar un salto de calidad a la zona de creación. Centrocampistas de corte ofensivo, con calidad y criterio con balón. Jóvenes, con hambre e ilusión, aunque con apenas experiencia en el fútbol profesional. Pacheta y Jorge Cordero conocían muy bien sus características, ya que el equipo ilicitano se midió la temporada pasada a los filiales de Villarreal y Valencia, las anteriores escuadras de ambos futbolistas. Sin embargo, tanto el jacarillense como el murciano han perdido espacio y peso en los planes del técnico burgales. Chuca se quedó fuera de la convocatoria en las dos últimas jornadas y Gonzalo Villar no participó en los tres últimos partidos de Liga.

Chuca no ha caído de pie en el Elche. Aunque su incorporación despertó cierta ilusión a buena parte de la afición franjiverde. Uno de los futbolistas más destacados del Villarreal B, rival directo en la Liga regular y en la última ronda del playoff de ascenso a Segunda. Además, con el valor añadido de haber jugado siete choques con el primer equipo amarillo, entre Liga, Copa del Rey y Europa League. Pacheta tiene mucha confianza en sus cualidades, pero de momento, el jacarillense le ha dado pocos motivos para considerarle una pieza importante.

Ha disputado tres partidos de Liga, uno como titular, y el duelo de Copa ante el Granada (2-1), colocándose tanto en la mediapunta como tirado a la izquierda. Y en sus apariciones, ha dado un rendimiento inferior a lo que se espera de él, lejos de la versión diferencial que ofreció con el filial del Villarreal. Tras el duelo del torneo del KO, Pacheta le dejó en la grada en los dos últimos choques, contra Mallorca (1-1) y Real Oviedo (1-1). “Hay jugadores sin citar porque sólo puedes a 18”, indicó el técnico burgalés el pasado viernes.

Por su parte, Gonzalo Villar volvió a ‘casa’ tras su paso de tres años por la cantera del Valencia. Su pretemporada causó sensación, con actuaciones de notable alto y dos goles. A pesar de sus 20 primaveras, demostró desparpajo para liderar el juego ofensivo de los franjiverdes a través de su talento y visión. No es casual su valentía para escoger el dorsal 10. Pero empezó la Liga y su incidencia en los partidos decayó bastante, sufriendo los férreos marcajes de los rivales.

El murciano formó parte del once del Elche en las tres primeras jornadas, ante Granada (0-0), Osasuna (1-1) y Reus (0-2). Fue sustituido en los dos últimos. Tras la primera derrota, Pacheta le relegó al banquillo, negándole minutos como revulsivo en los tres últimos compromisos ligueros. Su última oportunidad de mostrarse llegó en Copa. El pasado domingo, la lesión de Alexander impidió que entrara como primer cambio. Compases después, Borja Martínez también tuvo que ser reemplazado y Redru fue el elegido. Y Jony Ñíguez entró como última permuta al borde del final para tener una amenaza más en la estrategia. Redru y Jony debutaron en Liga.

Queda mucho campeonato para que Chuca y Redru saquen su capacidad futbolística para revertir su situación. Para ello, deberán completar su adaptación al fútbol profesional y ponerse a la altura de la dura competencia con Provencio, Javi Flores y Nino, más Xavi Torres y Jony Ñíguez, en la línea de mediapuntas. Pacheta recalca que tiene una plantilla con alternativas de nivel, y necesita soluciones para el mal inicio del Elche en cuanto a números se refiere.

Fotos: Sonia Arcos – Elche CF

Compartir esta entrada: