El técnico valenciano tiene cuatro jugadores en peligro en el centro del campo antes de los partidos contra rivales directos

Adrián Cedillo ¦ 20/11/12 07:00 @Adrcedillo

El calendario podría jugar una mala pasada al Elche. El conjunto, de la mano de Escribá ha cambiado la cara en el aspecto disciplinario, pero esto podría convertirse en un arma de doble filo. El motivo, las sanciones por acumulación de tarjetas en el momento decisivo de la primera vuelta, cuando el conjunto franjiverde se enfrenta a los rivales directos por el ascenso.

Y es que el centro del campo ilicitano se encuentra en un estado crítico en cuanto a la acumulación de amonestaciones se refiere. Después de la sanción cumplida por Edu Albacar hace dos semanas en Chapín, los próximos apercibidos de sanción son Generelo y Rivera, dos de los tres mediocentros naturales de los que dispone Fran Escribá. El capitán del Elche ha perdido en las últimas semanas, tras su lesión, el puesto en favor de Mantecón. Rivera en cambio se ha convertido en este primer tercio en la extensión de Escribá en el campo y el cerebro del líder de Segunda, una circunstancia, que en caso de acumular las bajas en un mismo encuentro podrían obligar al técnico valenciano a buscar soluciones de emergencia en algún partido decisivo.

Pero los problemas no terminan ahí. La parcela central del campo observa a Pelayo y Carles amenazados también con tres cartulinas amarillas, a sólo dos de la sanción. Con las mismas amonestaciones se encuentra también Damián Suárez. Cuatro jugadores de la misma parcela del campo en peligro en el momento más importante hasta ahora de la temporada, un nuevo reto en el camino de Fran Escribá, que deberá demostrar junto a sus pupilos y ante sus rivales más directos, que es líder por méritos propios.

Compartir esta entrada: