Un líder estratosférico

Santiago Martínez ¦ 17/10/12 07:00

Si hubo un acontecimiento especial el domingo, fue el récord de Felix Baumgartner, hazaña que no ha dejado de suscitar comentarios durante estos días a través de medios de comunicación y redes sociales.

Pero los ilicitanos habíamos disfrutado unas horas antes de otro acontecimiento récord, la octava victoria del Elche tras nueve jornadas disputadas. Al igual que el salto del aventurero austriaco, el reto era muy  difícil.

No se trataba de romper la barrera del sonido, sino de derribar la muralla numantina. Se presentaba en el Martínez Valero el conjunto menos goleado de la categoría, pero los hombres  de Fran Escribá fueron capaces  de meterle, en apenas una hora, los mismos goles que los sorianos habían recibido en los ocho encuentros anteriores.

Para ello no se alcanzaron los 1.342 km/h de Baumbartner, pero los Rivera, Coro, Fidel y sobretodo Xumetra siguieron demostrando que, a día de hoy el Elche va una velocidad diferente que sus rivales.

Otra dificultad, ésta para los más pesimista, era la de tener una gran entrada en el estadio pero el “dátil mecánico” (@pedjafranjiverde dixit) es capaz de vencer y golear incluso a esta creencia  tan arraigada entre algún sector de la afición, demostrando que cuando hay un buen equipo, que trabaja mucho y bien, cuanta más gente vaya, mejor.

Así que la afición del Elche se siente como Baumgartner pero al revés. Su ánimo ha subido desde el suelo, donde estaba en mayo, hasta la mismísima estratosfera. Pero lejos de conformarse y relajarse, cada victoria debe ser un apoyo donde tomar impulso en busca de cuotas más altas. Sin perder nunca de vista la mentalidad de ir partido a partido, ya que, como muy bien dice Fran Escribá, esto son cuarenta y dos ligas de un partido. De momento ya hemos salido campeones en ocho.

Por lo tanto la próxima liga es en Murcia. En un partido que, aunque el calendario nos marca como equipo visitante, la marea franjiverde, desplazada de forma masiva a La Nueva Condomina, hará sentir a los nuestros como en casa.

Y es que, aunque muchas cosas están cambiando en el Elche, lo que no varía, lo que sigue siendo estratosférica de verdad, es su maravillosa afición

Un partido con aroma especial

Santiago Martínez ¦ 13/10/12 07:00 @penflexiones

Elche y Numancia saltarán al terreno de juego el domingo a las 12:00 para disputar el partido correspondiente a la novena jornada de la Liga Adelante. Y lo harán bajo el frondoso ramaje de miles de bufandas blanquiverdes. Porque, esta vez sí, después de algún intento fallido, y con la necesaria ayuda de la directiva, en el estadio Martínez Valero se va a cantar el “Aromas Ilicitanos”. Será un momento muy especial, ya que esta habanera, junto con el propio club, son dos de los símbolos que más emoción desatan en el pueblo de Elche, dos señas de identidad, que se unirán en ese preciso instante en que los jugadores salgan al campo. A más de uno se le pone la piel de gallina sólo de pensarlo

Además, se han llevado a cabo otras medidas para aumentar la afluencia de gente al estadio; se han repartido 35.000 entradas en colegios e institutos y se ha rebajado el precio de las localidades. Por lo tanto, tenemos todos los ingredientes para vivir un gran ambiente en el estadio, para llevar en volandas al equipo con los ecos de las gargantas de miles de aficionados, ya sean habituales o primerizos.

En cuanto a lo deportivo, el Elche sigue con la baja de Carles Gil, aunque recupera a Generelo. Esto hace que la única duda resida en el centro del campo, en saber quien acompañará a Rivera, aunque todo parece indicar que repetirán Mantecón en el doble pivote y Pelayo en la mediapunta, ya que ambos han aprovechado su oportunidad por las bajas.

En frente, el Numancia, equipo menos goleado de la categoría y que viene de ganar en la jornada anterior por 3 – 0. Por lo tanto vendrá con la moral alta y sin la necesidad imperiosa de una victoria para resarcirse de un mal resultado anterior, así que saldrá reforzado en su plan de esperar bien cerrado atrás para salir rápido a la contra, sobre todo con la velocidad de Cedric. Como parte negativa para los sorianos, destacar las bajas de dos hombres importantes como son  Julio Álvarez, autor de un hat trick en el partido de Soria la temporada pasada, que está convocado por su selección y  Bedoya, el desequilibrante mediapunta, que está lesionado.

Por lo tanto se prevé un partido duro, diferente a los anteriores ya que nos encontraremos un equipo cerrado, que sea el que nos espere a nosotros para aprovechar algún error. En ese sentido, será una magnífica oportunidad para ver al Elche en ese papel de dominador del partido y de la posesión y para comprobar la versatilidad del equipo de Fran Escribá.

Partido interesantísimo, con todos los alicientes y, aunque a los más pesimistas, tanta medida, tanta gente en el estadio, tanto ambiente, les remueva viejos fantasmas; aunque incluso el “Aromas Ilicitanos” les huela a chamusquina, hagamos caso del eslogan de la campaña de abonos y confiemos en este Elche que al ascenso mira.