Por un suspiro

Perico Miquel “El Cartero” | 16/04/2013 07:00 @DiarioFJV

OPINIÓN. Por un suspiro casi pierdo la cabeza, pensando otra vez en los fantasmas del pasado, seguramente será por debilidad, poca costumbre o alguna sensación extraña que me advierte que todo final tiene sus consecuencias.

A pesar de todo, si algo hemos aprendido a lo largo de los años que el césped cuanto más sol le da más crece, que uno más uno a veces no da dos, que el mentecato puede resultar muy listo y que en el fútbol nada está garantizado. La única garantía que tengo me la da el Martínez Valero y todas las personas que acuden a acariciarlo. Seguramente será la hipótesis que reafirma que 25.000 almas ilicitanas provocaron el penalti que todos nos encargamos de tirar. Una pena máxima que no condena y que gracias alguna deidad humana o error humano nos da muchas fuerzas para afrontar los tres siguientes partidos. Partidos expuestos al ensordecedor sonido de las bocas antagonistas, el calor humeante de los corazones, la pérdida de memoria y las ganas de terminar.

El triunfo frente al colista de segunda, indistintamente de las sensaciones que se vivieron, alimentó las mentes de los jugadores para afrontar los partidos frente a sus rivales directos y armados hasta la última gota de sangre. Sin aglutinar demasiados elogios en los últimos partidos, el Elche vive sus momentos más cruciales de las últimas décadas, donde la templanza, el saber estar y el buen juego deberían ser actores principales.

A pesar de que media cabeza está en primera, de que las piernas quieren descansar y que las pelotas se desinflan. A pesar de que los defensas se olvidan de defender y que los goles entran a regañadientes. A pesar de ser pesado, falta un último empujón para chutarse con el elixir de primera.

Visita cultural al Sardinero

El Cartero | 02/04/2013 09:00 @diariofjv

OPINIÓN. El artículo de esta semana va ser tan escueto como el futbol realizado por el Elche en el Sardinero. Mis palabras depende en cierta medida de la brillantez que me brindé el equipo ilicitano. Aún así no es una crítica, ni mucho menos una reclamación por el servicio contratado con connotación negativa, digamos que es un momento de relajación colectiva cansados de tanto protagonismo, digamos que nos fuimos de visita cultural al Sardinero.

Al partido del domingo se le tiene que atribuir ciertos aspectos positivos. En primer lugar la derrota no es siempre negativa ni duele.  Actualmente y gracias a la posición privilegiada en que se encuentra el Elche es importante alargar el delirio del ascenso con el fin de conseguir que el orgasmo sea mayor. En efecto,  cuanto más hagamos durar esta excitación mayor será la alegría. De todas maneras yo ya me estoy empezando a poner cachondo.

En segundo lugar destacar la actuación del portero Manu Herrera.  Reservado con tarjeta vip, misterioso pero tangible, atleta de poco recorrido y afortunado en el juego. Otra vez más el portero ilicitano mantuvo la portería a cero y con este ya van 18 encuentros donde el grande de Manu prohíbe la entrada a cualquier tipo de balón vaya o bien arreglado.

En tercer y último lugar estar orgulloso del césped del Martínez Valero y cerciorarse que nos estamos poniendo bonitos,  que los domingos saben mejor y que los defectos ya nos dan igual.

Domingo de Ángel

Perico Miquel “El Cartero” | 26/03/13 00:03

OPINIÓN. Una mañana tranquila,  Ángel se dispone a levantarse en plena procesión primaveral. Toma su café como todas las mañanas pero esta vez entretenido entre el arte y la seducción de la palma blanca.  Escucha tímidamente su nombre en boca de alguna mente prodigiosa. El sol alumbra sus piernas y el corazón suspira a expensas de la premisa del domingo de ramos.

Acude a la concentración custodiado por los cofrades. El ímpetu del pueblo ilicitano provoca que Ángel llegue más temprano al Hotel.  Ante el interés turístico internacional que despierta este día consigue descansar antes del partido. Se permite la licencia de soñar. Al abrir los ojos se hace el silencio. Mira detenidamente a su alrededor y se da cuenta que no es un día cualquiera. Una marabunta de gente marca el paso hacia el estadio acompañado de la solemnidad de Ramos.

Anonado por el escenario idílico, Ángel reflexiona. Se imagina el partido una y otra vez.  Se despeja la cara con agua bendita y se merienda las ganas de todos.  Calienta las piernas,  susurra su oración dejando buen olfato en el túnel que conduce al campo.  Fuera, miles de militantes del Elche Club de Fútbol ovacionan al equipo. Antes de terminar el primer cantico,  Ángel se adelanta a todos para celebrar el primer gol.

Ángel, aclamado como Mesías por los habitantes de Elche,  anuncia la pasión.  El choque divaga entre la acción trepidante y el bostezo colectivo. El delantero se adelanta en numerosas ocasiones a la defensa murciana,  mermada por la triangulación y velocidad del Elche.  De esta manera Ángel toma ventaja respecto al domingo de  pascua y confirma la resurrección del equipo ilicitano que jornada tras jornada el éxtasis incrementa.

Una noche de estrenos

Perico Miquel “El Cartero” ¦05/03/13 00:05

OPINIÓN. En una noche apaciguada, con el murmullo del mar dando suaves ventiscas de felicidad y el aroma de los campos de jamones, acompañaron al decano del fútbol español a aplaudir los dos latigazos del equipo franjiverde.

En frente de la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, Damián Suarez se daba un homenaje particular a su esplendida temporada,  adelantando al Elche tras un zurdazo. Edu Alcázar, su homónimo en la banda contraria centraba un balón que el uruguayo, sin permitir que el esférico acariciara el césped,  alzaba la pierna derecha para deleitarnos con su primer gol con la camiseta del Elche. De esta manera tan bonita nos permitía brindar a los amigos con cerveza y alegría.  El “Zorro” de  Montevideo se estrenaba en cartelera por primera vez desde su llegada a la costa blanca.  A Damián le gustó tanto el éxtasis del gol que ayudó al Recreativo a empatar el partido.

El segundo estreno de la noche venía principalmente gracias a la joya de la corona, el gol de Corominas a 25 metros de distancia,  a 37 grados latitud norte, 6 grados longitud oeste y ante 300 ilicitanos presentes en el Nuevo Colombino. El segundo gol del equipo de Fran Escribá dejó perplejo al portero que con su mirada acompaño al balón, inmortalizando el momento para el futuro libro “El camino verde a primera”, escrito por el hidalgo periodista Perico Miquel.

Con esta victoria el Elche se estrenó en un campo inmune a sus constantes ataques, desplazamientos, lluvias, lágrimas, suspiros…  Tras 90 años de historia franjiverde jamás se había relatado una victoria ilicitana en el campo del decano del fútbol español. Así por primera vez se estrenaba el pasado sábado con victoria en la cartelera de Huelva.

Sistema Piramidal

Perico Miquel “El Cartero” ¦ 26/02/13 00:20

OPINIÓN.  Transacciones a gran velocidad en forma de pírame y compuesta por tres o cuatro jugadores.  Este ritmo de movimientos se compone en primer lugar de la solidez de la mastaba defensiva de los 4 hombres de atrás. Posteriormente y culpables del  ritmo vertiginoso y de la triangulación soberbia se encuentran principalmente  Carles Gil, Xumetra, Corominas y Rivera. Tanto la primera línea como la segunda forman un equipo escalonado que conduce hasta la cima del fútbol, primera división.

Y en este sistema piramidal destaca últimamente “Ángel de amor”, que no te corten las alas que no te arranquen los sueños.  Ángel es el último escalón de la pirámide, la guinda del pastel, el placer que da sentido al arte.  La pirámide mermada a lo largo de su construcción, aunque disimulando muy bien, con la figura del último escalón, el 9 puro, parece ser que ha encontrado el  último peldaño.

Este sistema de juego deja aturdido al rival arrebatándole el sentido común, balbuceando incoherencias al árbitro, negándole su juego, privándole de su esencia,  provocándole la cólera y sobretodo enseñándole a perder.

Hablan de conferir al Elche Club de Fútbol el título de patrimonio de la humanidad, estudian de incorporarlo dentro de las sietes maravillas del mundo moderno, pretenden preservar los genes e ideas para clonarlo en un futuro en que olvidemos la historia. Lo que está claro, que no nos quiten lo bailado, que se pelee quien quiere, que nosotros estamos  muy a gustitos.

¡Hay motivo!

Perico Miquel «El Cartero» ¦ 12/02/13 07:00

OPINIÓN. Cuando el miedo acecha nuestras piernas, el escalofrio se convierte en tormenta, las mentes piden la baja laboral, los ojos reclaman auxilio dándose la vuelta, el corazón balbucea el futuro con preguntas, las lagrimas exigen un puesto en el once titular, el compromiso se va de vacaciones sin amores que matan, el tiempo cambia los segundos en horas y los minutos en penas, la ovación se convierte en destrucción, el daltonismo se aprovecha de las mentes débiles,  la madurez pierde sentido,  los curas reparten ostias como panes y el alzheimer se pone de moda,  las mujeres caen en el abandono y las explicaciones sobran,  las blasfemias las regalan,  las clases sociales se equiparan y todo en lo que creemos desaparece. Cuando el miedo acecha nuestras piernas, el negativismo se apodera del optimismo, las faldas se contraen,  la lealtad titubea,  la rabia trabaja horas extras que no cobra, los colegios cierran por huelga general,  las canciones pierden la identidad y la letra pide revisión. Cuando el miedo aceche nuestras piernas hay motivo, aunque peque de poca costumbre,  para tomarse lo que queda de liga con calma y alegría, fumarse un buen puro habano, dar a tu mujer lo que se merece, pensar con el corazón y querer al club de tus amores.

Hay motivo para pensar que las segundas vueltas son siempre más difíciles que las primeras. Hay motivo para creer que la disputa será larga pero entretenida y que a pesar de conceder los primeros puntos en el Martínez Valero, recordar como bien dijo Fran Escribá “los ataques te ganan los partidos pero las defensas los campeonatos”.

Pipas, cacahuetes y payasos

El Cartero ¦ 05/02/13 07:00 @pericomiquel

Cuando entro a un terreno de juego espero dos cosas, bueno tres, pero la tercera no llega y normalmente me la sustituyen por otra. Leer más

Al pan, pan y al fútbol, Elche

El Cartero ¦ 29/01/13 07:00 @pericomiquel

No hay que irse por los cerros de Úbeda, ni pensar más de la cuenta. No hace falta creer en Heracles ni en la rivalidad. No hace falta ser erudito ni licenciado en ciencias políticas. No hace falta ser nihilista, orgulloso ni inepto. No hace falta vivir al margen de restricciones sociales ni practicar el celibato. No hace falta ser inglés, australiano ni dominicano. No se trata de fronteras ni  etiquetas. No se trata de colores ni de gustos. No importa el cómo y el cuándo. No importa la licencia, la clase social ni el régimen político. No importa las malas caras, el mal tiempo ni el mar.  No se trata de hombría ni de cambio social. No se trata de modas ni de clichés. No se trata de escusas ni pérdidas de memoria. No depende de nada. No influyen las fuerzas naturales ni las fuerzas armadas. No hace falta ser visto, hacerse ver ni meterse un lápiz en la nariz. No hace falta llorar. No hace falta buscar. No hace falta ser cabal ni caballero. No hace falta ser practicante ni ateo. No hace falta vivir en el aislamiento ni en Tristan da Cunha.  No hace falta dormir o hacerse el dormido. No hace falta ser Steven Frayne ni mago. No hace falta ser guajalote ni camello. No hace falta ser incluso no hace falta ser adulto. Me atrevería a decir que no hace falta saber de fútbol para darse cuenta que al pan se le llama pan y al fútbol, Elche.

El pasado día 26 de enero el Elche se imponía 2-0 al eterno rival, el Hércules en el derbi más desigualado de los últimos años. Con esta victoria el equipo franjiverde alimenta cada día más sus sueños de regresar a primera.

Sacando melones en un campo de patatas

El Cartero ¦ 22/01/13 07:00 @pericomiquel

En el anochecer del domingo,  en medio del vendaval  que atormentó el norte de Hispania, la Ponferradina y el Elche protagonizaron un partido con barro hasta en las axilas y hierba salpicando la vista. A pesar de las condiciones meteorológicas el Elche sacó melones en un campo de patatas.

El campo ayer sufrió una especie de simbiosis entre los campos de tercera de hace 5 años y los campos de Rugby de la División de Honor B. Debido a la circunstancia que atesoraba el Toralín no resultaba nada fácil jugar en un campo de patatas donde las áreas parecían trincheras de guerra con gaviones protegiéndolas.

Un partido marcado en exceso por el pésimo estado del terreno de juego condicionó no solo el juego de ambos equipos sino también la realidad del árbitro que concedió el gol de Máyor. El delantero de la Ponferradina,  haciendo alarde de su toque de muñeca, dentro del aire, marco el gol del empate a merced de la neblina visual del linier. A pesar de las circunstancias, el equipo franjiverde se fue con un buen sabor de boca.

Después de dos jornadas por las tierras de Castilla, después de luchar contra viento y barro,  el Elche vuelve a la costa, su casa, para enfrentarse al eterno enemigo de la región. Con muchas diferencias futbolísticas este año entre ambos equipos,  la realidad es bien dispar.

Y se pararon a beber agua

El Cartero ¦ 15/01/13 07:00

Y se pararon a beber agua mirando la hierba crecer a duras penas. El fuerte viento hacía girar las veletas de los campanarios, en el césped aturdido salían brotes de aburrimiento, la muchedumbre desvanecía por momentos, el frio congelaba las pelotas de fútbol  y los pájaros veían la televisión desde sus hogares,  bien calentitos y arropados.

En una jornada, a penas relevante, donde no perjudicó lo más mínimo la corriente del rio que lleva a primera, el Elche hizo un parón en la autopista para jugar un partido frente al Guadalajara que terminó igual que empezó. Con unas condiciones meteorológicas adversas, un césped sin ganas de trabajar,  solo el afán de los 500 desplazados ilicitanos y las ganas de ver al líder brindaron al elche la oportunidad de disputar el partido.

Una jornada marcada por el tiempo, la post-resaca de navidad, la noche de los Globos de Oro, el fichaje del hijo del mítico Tigre de Matola, Aaron ñíguez, nada alteró la clasificación para el Elche, pues sus dos máximos perseguidores empataron sus correspondientes partidos.  A pesar de la oportunidad de amarar los 3 puntos frente a un rival que lucha por otros objetivos, el Elche se fue a dormir muy tranquilo, como de costumbre.

Con la primera vuelta ya concluida haciendo alarde, con humildad, de record de puntos en media temporada, 49, los de Fran Escribá se tendrán que ver las caras ante la cuesta de invierno, los fantasmas de primavera y el sentido común.