Bendita vuelta a la competición

El pasado fin de semana no hubo jornada de Liga debido a los compromisos internacionales de nuestra Selección, que por cierto, motivo de alegría es que haya certificado ya su pase al Mundial de Brasil 2014 como primera de grupo. El míster, Fran Escribá, aprovechó el parón liguero para dar dos días y medio de descanso a unos jugadores que se han ganado a pulso esas ‘mini-vacaciones’ para desconectar, recargar las pilas y disfrutar de los suyos. Pero ahora toca volver ‘al tajo’ y con las miras puestas en el Real Betis Balompié, un histórico de nuestro fútbol que está llamado a hacer grandes cosas esta temporada, y que es el rival del próximo domingo. Nuestro Elche afronta el partido desde una cómoda 12ª plaza. Da gusto mirar la clasificación y ver al equipo lejos de los puestos de descenso, aunque no echemos las campanas al vuelo todavía, puesto que tan solo nos separan tres puntos de los puestos fatídicos,  pero eso sí, tres puntos más que ya quisieran tener otros muchos equipos.

Si miramos la tabla, el partido ante el Betis es contra un rival directo en la clasificación, ya que apenas les sacamos un punto y estamos solo un puesto por encima de ellos, por lo que sumar en el ‘Benito Villamarín’ significaría ganarle esa pequeña batalla a un conjunto que no es, seguramente, de los que forme parte de ‘nuestra Liga’; esa Liga en la que pienso habrá entre 5 y 7 equipos que las pasarán canutas para eludir el descenso, y en la que se encontrará el Elche por aquello de ser equipo recién ascendido, amén de por contar con un presupuesto de los más modestos de la ‘Liga de las Estrellas’, pero eso sí, con unos jugadores y un entrenador que invitan al optimismo.

Dos victorias, tres empates y tres derrotas es el bagaje del conjunto franjiverde en este arranque liguero, cifras correctas por el momento, aunque algo empañadas por las tres derrotas sufridas. Una, ante el Real Madrid injustamente y en el descuento, y otras dos, contundentes, con partidos muy malos de los nuestros y ante dos de los equipos que a priori competirán con los ilicitanos para no perder la categoría: Rayo y Osasuna.

De momento se respira un ambiente de cierta tranquilidad y alegría en la grada, y no es para menos. El equipo está dando la cara, y aunque con partidos mejores y peores, está ofreciendo cada vez en más ocasiones su mejor versión. Pero los que a fin de cuentas mandan son los resultados, los puntos, el lugar en la clasificación. ..Y por el momento el Elche puede respirar tranquilo, y este parón en la competición se ha llevado mejor.

Estamos deseosos de que el balón vuelva a rodar, de volver a acompañar al Elche, tanto fuera como en casa para auparlo hasta la victoria. Quedan apenas unos días para que suene el silbato en Sevilla y el Elche continúe escribiendo con letras de oro su propia historia en Primera División.

Desatinos directivos

Iván Obrador | 01/10/2013 00:08

En la previa del Celta-Elche nos enteramos de un desatino más de la directiva esta temporada. Y es que el Club presentó tarde el recurso para anular una de las dos amarillas que supuso la expulsión de ‘La Roca’ Sánchez ante el Real Madrid el pasado miércoles, y que le impedía jugar ante los vigueses. Como se vio claramente que no hubo penalti del jugador colombiano al madridista Pepe, la alegación parecía sencilla y que resultaría positiva, pero claro, el recurso llegó tarde a la Federación, y Escribá se quedó sin poder contar con uno de sus mejores jugadores, motivo que le hizo ‘estallar’, y con razón, en sala de prensa. “Fallo imperdonable” de los máximos dirigentes, o como se ha querido aclarar, del gabinete jurídico del Club, del cual ya se ha prescindido de sus servicios.

Por fortuna, el Elche ganó 0-1 en Vigo, lo que ha supuesto la primera victoria de la temporada y el salir de los puestos de descenso. Es por ello que la ausencia obligada de Carlos Sánchez no ha tenido especial repercusión, pero claro, fallos como el del recurso fuera de tiempo hacen que uno se acuerde de anteriores desatinos que merman, y mucho, la imagen de Club serio y a la altura de Primera División.

Si echamos la vista atrás recordaremos como con el equipo ascendido oficialmente a mediados de mayo (virtualmente semanas antes), la planificación deportiva de cara a la nueva temporada en Primera División se quedó en ‘stand by’ bastante tiempo, y que los nuevos refuerzos tardaron mucho en llegar, ya que sin contar con la renovada cesión de Carles Gil, los primeros fichajes del Elche CF para la 2013/2014 llegaron dos meses después de que se supiera que el conjunto franjiverde era nuevo equipo de la Liga BBVA. Stevanovic y Manu del Moral fueron los primeros, y a finales de agosto, con la Liga ya empezada, llegó el último, el ghanés Boakye. Mientras tanto, en ese periodo de tiempo, tanto cuerpo técnico como afición, se desesperaban por la lentitud de formar una plantilla de garantías en el nuevo proyecto en la élite. El míster ya alzó la voz en ese momento, aunque con el freno de mano echado, y aseguró que la planificación deportiva iba más lenta de lo que él hubiera deseado.

A esa tardía planificación deportiva se le sumó el hecho de que para el inicio de Liga en Vallecas, las fichas de Javi Márquez y ‘La Roca’ no llegaron a tiempo, cuando habían fichado con una antelación prudencial, y fueron bajas nada más empezar. Por si fuera poco, desde el Club se hizo saber a los medios digitales que habían cubierto la actualidad del Elche en Segunda, que en Primera no iban a disponer de acreditaciones. Solo conozco el caso de este medio, ‘Diario Franjiverde’, el cual presentó numerosa documentación e hizo infinidad de llamadas, reuniones y gestiones, para demostrar que no por ser digital son un medio menor o poco serio. Y aunque fueron acreditados finalmente, se les está dando un trato diferente al resto (un acreditado menos que el resto de medios para los partidos, y la prohibición de hacer entrevistas a directivos, técnicos y jugadores del Primer Equipo), es decir: ‘os acreditamos pero a nuestra manera’. Y es que estas medidas dan mucho que pensar… Es triste hacer tal distinción entre Prensa, Radio y TV por un lado, y webs, por otro… Eso, o que haya alguna consigna dada desde arriba.

¿Y qué decir del precio de las entradas contra el Real Madrid? Una primera intentona con unos precios para los abonados abusivos, que tuvieron su ola de protestas a través de los aficionados y las peñas, y que provocó una rectificación, aunque los no abonados sí tuvieron que desembolsar unas cantidades desorbitadas para poder ver el partido, lo que provocó que el aforo en ese gran partido no llegara ni a 29.000 espectadores, ya que precisamente los precios no eran ‘anticrisis’.

En definitiva, el entrenador, Fran Escribá, ha tenido el valor de decir alto y claro un sentir que comparte gran parte de la afición. Un descontento con ciertas formas de actuar que están perjudicando deportivamente al equipo, y que por el momento, no han llegado a mayores, pero queda la incertidumbre de pensar cuál será el próximo desatino. Confiemos que no sea el hacerle la cruz al entrenador, el cual tiene muy ilusionada a la afición, y que poco a poco está sacando el máximo de esta plantilla. Aunque en estas lides, ya se sabe, que quien haga crítica, aunque sea constructiva a los que mandan, tarde o temprano terminan por pagar un precio, y de eso, ‘Diario Franjiverde’, sabe un rato.

Hoy y siempre: ¡Mucho Elche!

La resaca del Elche–Real Madrid aún nos dura a muchos, y no precisamente por ser una ‘dulce resaca’ sino por el cabreo que uno tiene por ver cómo le roban y le toman el pelo en su propia casa y ante sus propias narices. Deportivamente, el Real Madrid jugó uno más de sus muchos partidos rácanos antes rivales inferiores. Un Real Madrid que es capaz de lo mejor (1-6 al Galatasaray), y de lo peor (partidos ante Granada, Villarreal o Elche, aunque luego gane o empate). Un Real Madrid que no impone respeto y temor en los rivales que, en cambio, sí consigue el FC Barcelona; o un Real Madrid que desde hace años no es tan regular a la hora de su juego y de sumar victorias. Un Real Madrid que lo que no consigue en el campo se lo regalan desde los estamentos arbitrales… Y es que ni Bale ni Isco ni Illarra… Muñiz Fernández es, por el momento, el mejor fichaje de Florentino Pérez esta temporada. El trencilla tuvo las santas narices de realizar un arbitraje penoso, favoreciendo al grande y machacando al humilde. No solo tuvo la ‘valentía’ de pitarle al Real Madrid un penalti inexistente en el 94′, cuando había dado menos minutos para el alargue, y que a la postre significó la victoria blanca por 1-2. Es que todo empezó mucho antes, cuando Ramos debió ser expulsado por doble amarilla; cuando el 0-1 llegó con una falta más que dudosa (con fallo defensivo de la barrera del Elche incluido); cuando Damián recibió amarilla por ‘simular’ un penalti que podría haber sido perfectamente, así como pitar cualquier contacto que recibían jugadores del Real Madrid (Sergio Ramos se llevó la palma, se nota que es perro viejo en estas lides); en cambio, los contactos a los jugadores del Elche los zanjaba con un gesto de mano de: ‘levántese, levántese’. Si a todo ello le añadimos el carrusel de amarillas al final del partido, y las expulsiones al míster, Fran Escribá, y a la ‘Roca’, por mostrar su indignación ante tal atraco, podemos añadir sin temor a equivocarnos que el círculo está completo y cerrado. En definitiva, cuando uno vive algo así se desencanta con este formato de Liga Española donde los pequeños están vendidos y donde Barça y Madrid son intocables…  Y aun así, a menudo tienen las santas narices  de quejarse de los árbitros, o de tener rifirrafes de críos en las redes sociales, cuando ambos son los que más tienen que callar y quienes mayor ejemplo debieran dar.

 

En definitiva, de esta Liga abusiva con el precio de las entradas; de la millonaria deuda del fútbol español para con Hacienda y la correspondiente callada por respuesta; del mal reparto de las televisiones; de los horarios vergonzosos de viernes y lunes inclusive jugando a las 23:00 h.; del nivel lamentable de los árbitros españoles y un sinfín de retahílas más, uno ya se cansa y se desencanta…

 

¡El palo del Elche–Real Madrid ha sido muy duro! Porque uno puede ser seriamente perjudicado por un error arbitral que te puede llegar a costar un ascenso o incluso una permanencia; y saber, encima, que cada vez que te enfrentes a un grande ya se encargará el sistema de que pases por la piedra, aunque sea de la forma más cruel posible, desencanta, y eso no se puede consentir. Pero como ante toda desgracia hay que sacar una lectura positiva, esa lectura es la de este equipo y afición que tenemos. Uno siente orgullo cuando ve a casi 29.000 personas apoyando al equipo sin parar, reclamando justicia ante los árbitros, apretando a un rival todopoderoso, alentando a los suyos que en el campo lo dan todo con fuerza, intensidad, físico, corazón y cabeza. Es un orgullo saber que hay un capitán del barco como Fran Escribá, que está encontrando la tecla para hacer del Elche un equipo a tener en cuenta, que está ilusionando y enchufando a la afición, y que está transmitiendo a sus jugadores lo que los aficionados, el Club y la ciudad espera de ellos.

 

Hemos de sentir orgullo por haber tenido a todo un Real Madrid contra las cuerdas y rozar la heroica con otra aparición estelar de Boakye, aquél que dijo tener el don de Dios de marcar cuando nadie lo espera, y que seguro, nos seguirá dando alegrías. Quedarte con la sensación de que has jugado bien, neutralizando al todopoderoso, y que solo te han derrotado por ayudas externas, solo por eso, ya es motivo suficiente para sentirse más orgulloso que nunca, como sentir también eso de: «¡Hoy y siempre, Mucho Elche!».

 

Este artículo lo suscribe un madridista indignado que desde siempre y por encima de todo, es del Elche hasta la médula.

La sinrazón de los precios para ver el fútbol en España

Ivan Obrador | 13/09/2014 00:01

Parece mentira que con la situación económica tan complicada que vive España, el fútbol patrio viva en un mundo aparte, en donde las mareantes cifras que se manejan nada tienen que ver con la situación real que vive el 90 % de los españoles. Mientras el sueldo base en nuestro país apenas llega a 700 €, y desayunamos todos los días con noticias de millones de parados por un lado, por el otro, lo hacemos con fichajes de decenas de millones de euros en los equipos de fútbol de nuestra Liga. Sonroja comprobar cómo en España, con la que está cayendo, ver un partido de fútbol desestabiliza la economía de cualquier español de a pie. Sin ir más lejos, ver un Elche-Valladolid un lunes a las 20:00 h. cuesta entre 35 y 80 €, mientras que en otros países hay partidos como el Benfica-Oporto desde 17,50  a 60 €; o un Borussia Dortmund-Bayern Munich por entre 15 a 40 €; un Manchester City-Arsenal entre 28 y 50 €; o un Lazio-Roma desde 20 €. En fin, hasta en el pozo de la Tercera División Valenciana podemos encontrar partidos de liga regular por 15 €. ¿Son lógicos, pues, los precios que se tienen en España para ver partidos de fútbol? Fruto de esa cultura del ‘sablazo’, la directiva del Elche hizo un intento de ‘atraco’, tanto a abonados como a no abonados para ver al Real Madrid un miércoles a las 22:00 h. La presión popular les hizo recular y disminuyeron los precios (aun con la bajada son prohibitivas para mucha gente en España), e incluso así habrá casi lleno porque la gente se quita antes otros gastos que el del fútbol. A las directivas de los clubes españoles poco les importa conseguir 4 o 5 llenos en toda la temporada entre todos los equipos, mientras en Alemania se consiguen alrededor de 90 en menos jornadas y todo. Lo importante es jugar con la pasión y sentimiento de unos aficionados para quienes ver a su equipo no tiene precio.

En España se está entrando en una dinámica en la que da igual el partido que veas, amistoso u oficial, de equipos o de la Selección, de Tercera o de Primera. Las entradas por norma general van a ser caras comparadas con las otras grandes ligas europeas. Ir al fútbol es como ir a la ópera: o va la gente elitista, o gente corriente que desembolsa lo que haga falta, y ya lo pasará mal en casa quitándose otras cosas. La millonada que ganan la mayoría de los clubes es gracias a derechos televisivos, a patrocinadores y venta de ‘merchandising’. Lo recaudado en entradas es importante, pero no fundamental. Prefieren dinero contante y sonante de unos cuantos menos, a estadios llenos y con un ambiente de gala gracias a los precios populares. Y lo triste, es que en muy pocas ocasiones el aficionado o las peñas alzan la voz.

En el Elche hay que reconocer que se han establecido unos precios muy económicos para Primera División, siempre que la comparación la hagamos dentro de nuestra Liga -mejor no mirar fuera de nuestras fronteras-, con bonificaciones para abonados del año pasado, para familiares, para parados, etcétera. Pero parece ser que tenían un as bajo la manga para lo días ‘del Club’, ya que ver al Real Madrid, Barcelona, Atleti o Valencia, entre otros, no iba a ser «peccata minuta». Pero con esta primera intentona, la afición se movilizó y recularon. Además se han incluido medidas de migración que han provocado que miles de abonados cedan una mejor localidad en anillo inferior por otra peor en la parte superior, ya que con  esa ‘cesión’, ver al Real Madrid les sale gratis, y el Club hará caja con sus asientos entre los no abonados que quieran pagar lo que sea por ver al equipo de los Cristiano, Bale, Sergio Ramos, Casillas y compañía. En fin, hay gente que por ahorrarse unos euros en los tiempos que corren, traga lo que haga falta, y la directiva lo sabe.

En definitiva, el fútbol español se basa en la ley de la oferta y la demanda. Mientras mueva esas cantidades ingentes de dinero, mientras estén muchos de los mejores jugadores del mundo aquí, mientras dos equipos nuestros sigan siendo los mejores del planeta, el aficionado de a pie seguirá pagando por ver este espectáculo como si de un artículo de lujo se tratase.

Cambio de derbi: del Hércules al Granada

Ivan Obrador | 06/08/2013 00:00 @ivanobrador

Hace unos días tuvo lugar un nuevo derbi. Hércules y Elche se enfrentaron, pero en un contexto diferente al habitual en los últimos tres años, ya que el choque fue en partido amistoso y no en partido oficial de Liga. A pesar de que no había más en juego que el ‘Trofeo Ciudad de Alicante’ y la honrilla de ganarle al eterno rival, el partido se vivió en el campo con intensidad, con dureza y con disputa, aunque en las gradas apenas 3.000 aficionados se dieron cita, de los cuales ilicitanos se contaban a pares. En definitiva, un derbi descafeinado por la situación de uno y otro. La única posibilidad oficial de disputa entre ambos equipos sería un cruce en la Copa del Rey, pero eso quedará en manos del destino o del azar, y aún estaría por verse. No obstante, la afición franjiverde ya se ha encargado de buscarle un ‘sustituto’ temporal al Hércules en esto siempre interesante de los derbis, y quien se ha llevado todas las papeletas por aclamación popular ha sido el Granada. Los andaluces serán esta temporada el máximo rival.

El que sea el Granada el elegido tiene su explicación lógica. Nadie mejor que el equipo y la afición del Elche saben lo que se vivió hace dos años en la última eliminatoria del ‘play off’ de ascenso de Segunda a Primera, que enfrentó a los franjiverdes y a los rojiblancos. Barricadas, cargas policiales, insultos, amenazas, lanzamientos de piedras, de botellas, etcétera. Los miles de aficionados del Elche desplazados al estadio de ‘Los Cármenes’ vivieron un auténtico infierno acorralados por cientos de salvajes, y sin ser salvaguardados por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad como debió haber sido. En el partido de vuelta, y con todo por resolver, el ambiente estaba evidentemente caldeado. Un ‘Martínez Valero’ lleno hasta la bandera recibió con hostilidad, y con motivo, al equipo granadino y a su afición, y es que el jugador nº 12 era clave en ese momento. Pero una mala actuación arbitral con la anulación de un gol local, entre otras muchas cosas, dejó al Elche con las mieles del ascenso, y fue el Granada el que se llevó el gato al agua. Los andaluces decidieron celebrar el triunfo calentando más los ánimos; fue como encender una cerilla en una gasolinera. Y la invasión de campo, insultos, zarandeos, cortes de manga y demás fueron inevitables por ambos bandos. Para más inri, en las celebraciones oficiales días después, los propios dirigentes, técnicos y jugadores del club granadino no dudaron en saltar y cantar en el Ayuntamiento granadino al son del poco acertado y decoroso “¡Puta Elche, puta Elche!”. En definitiva, en apenas dos semanas el Granada se ganó, seguramente para muchos años, el título de ‘rival’ y ‘enemigo’ del Elche, por lo que a falta del Hércules, el Granada ocupará su lugar, al menos, esta temporada.

Queda lejos todavía el 27 de octubre, fecha en la que el Elche recibirá al Granada en el ‘Martínez Valero’ en la 10ª jornada de Liga. Pero la afición ya tiene apuntada esa fecha como imprescindible. Nadie olvida todo lo ocurrido hace dos años, y menos quienes lo vivieron en sus propias carnes. La prueba más palpable últimamente han sido las palabras del presidente del Granada, Quique Pina, quien valoró hace unas semanas el avanzado ritmo de abonados que lleva el Elche, lamentando a su vez que la afición de su equipo no tuviera una respuesta similar. Esa aparición ha dado pie a la movilización de muchos franjiverdes. Ya ha habido los primeros ‘piques’ en foros y tertulias. Y con más motivo, si cabe, Pina se ha convertido en uno de los gestores del Hércules, por lo que para muchos es ‘blanco y en botella’. Granada y Hércules van de la mano. Esta claro que los herculanos, en esta Liga que en breve dará comienzo, serán muy especialmente, seguidores incondicionales del Granada cuando éste se enfrente con el Elche, su eterno y odiado rival.

Seguramente la sangre no llegará al río en octubre, y la afición del Elche demostrará que es una afición con señorío. La presión y animación no rebasará los límites de la violencia, pero muchos esperan ese día para que la revancha salga de las gradas del ‘Martínez Valero’. Sin duda, ese día será especial y habrá un plus de sentimiento, de rivalidad y de energía para que el equipo, en el campo, consiga hacer olvidar aquella derrota dura y difícil que tocó vivir.

Silencio en la sala, habla Fran Escribá

Ivan Obrador | 18/07/2013 00:00 @ivanobrador

OPINIÓN. Hace unos días el míster, Fran Escribá, realizó en rueda de prensa una crítica clara, pero constructiva a los dirigentes del Club a razón de la planificación deportiva de este año. Según sus palabras, ésta “se podía haber hecho mejor”, lamentando así lo mucho que está tardando la Comisión Deportiva en traerle los refuerzos necesarios y hacer un equipo de garantías para competir en Primera División. Escribá, el año pasado, se metió a la inmensa mayoría de aficionados en el bolsillo, y no solo por haber sido el entrenador artífice del ansiado ascenso, sino por haber sabido gestionar un vestuario que desde tiempos inmemoriales ha sido complicado por los personalismos de unos y otros; por haber actuado y trabajado siempre desde la discreción, la cordura y la elegancia, y por haber dado un plus de calidad técnica y deportiva al equipo que hace tiempo no se veía. Su renovación estaba en el aire, pero al final aceptó el reto, y hoy por hoy tenemos la suerte de seguir contando como entrenador al que dicen fue el artífice de la UEFA y la Supercopa del Atleti, o de la Liga del Benfica, ya que muchos piensan que esos éxitos fueron más obra de él, que de Quique Sánchez Flores. Y es que le pese a quien le pese, sus palabras están cargadas de razón, y a veces para que a uno le hagan caso tiene que decir las cosas en alto y en público.

Hasta hace apenas dos semanas no empezaron a llegar los primeros refuerzos (Manu del Moral, Stevanovic, Lombán, Toño, Sapunaru y ahora Rubén Perez). Y eso que el Elche está ascendido desde mediados de mayo (hace dos meses), y virtualmente unas semanas más incluso. ¿Es fácil fichar en Segunda, pero no en Primera? ¿Cuántos jugadores hay dispuestos a recalar en un equipo de Primera División? ¿Faltaban nombres y candidatos para ser fichados? ¿Por qué ha habido de tardar tanto con una Comisión Deportiva de más de tres personas?

Tras esas palabras, el presidente José Sepulcre, no ha tardado en salir al paso para dejar claro quién manda en el Club y cómo se hacen las cosas. Escribá no decide quién viene, lo decide el Club, pero es que el míster no ha dicho lo contrario. Él sugiere las posiciones que necesitan ser reforzadas, y las características y tipo de jugadores que le encajan. Que el presidente diga que está contento con la Comisión Deportiva es entendible porque por el momento los refuerzos parecen de garantías, pero ¿se está trabajando a buen ritmo? El poco ritmo es algo que venimos denunciando hace tiempo. Y es que las prisas son malas consejeras, pero empezar a preparar la temporada en peores condiciones que el resto de equipos también es contraproducente. Asimismo, el entrenador franjiverde ha destacado la labor del recién incorporado, Antonio Prieto, como secretario técnico. El presidente considera que no hay que poner medallas a nadie, pero no creo que esas palabras sean medallas. Escribá no es de ésos de ir poniendo condecoraciones, pero sí es una forma de decir que esa persona debería marcar el ritmo de trabajo, que a su juicio, es el apropiado. No olvidemos que Prieto tiene dilatada experiencia en planificación de equipos en Primera División, y si se le trajo, será por algo.

En definitiva, Fran Escribá se ha ganado por sus logros y su forma de trabajar, la credibilidad y potestad de reclamar al Club que corrija la forma de trabajar en la planificación deportiva. No olvidemos que cada día que pasa sin un refuerzo que esté haciendo la pretemporada con el grupo es un día menos para preparar la dura batalla de la Primera División en igualdad de condiciones. Fichar en los tiempos que corren es complicado, pero no todo en el fútbol es el dinero. Hay jugadores a los que se puede engatusar a tiempo con un proyecto, con una idea de futuro, con una ciudad, unas buenas instalaciones, un buen entrenador y excelentes compañeros… Pero como se suele decir: “Quien se pica, ajos come”.