Cambio de derbi: del Hércules al Granada

Ivan Obrador | 06/08/2013 00:00 @ivanobrador

Hace unos días tuvo lugar un nuevo derbi. Hércules y Elche se enfrentaron, pero en un contexto diferente al habitual en los últimos tres años, ya que el choque fue en partido amistoso y no en partido oficial de Liga. A pesar de que no había más en juego que el ‘Trofeo Ciudad de Alicante’ y la honrilla de ganarle al eterno rival, el partido se vivió en el campo con intensidad, con dureza y con disputa, aunque en las gradas apenas 3.000 aficionados se dieron cita, de los cuales ilicitanos se contaban a pares. En definitiva, un derbi descafeinado por la situación de uno y otro. La única posibilidad oficial de disputa entre ambos equipos sería un cruce en la Copa del Rey, pero eso quedará en manos del destino o del azar, y aún estaría por verse. No obstante, la afición franjiverde ya se ha encargado de buscarle un ‘sustituto’ temporal al Hércules en esto siempre interesante de los derbis, y quien se ha llevado todas las papeletas por aclamación popular ha sido el Granada. Los andaluces serán esta temporada el máximo rival.

El que sea el Granada el elegido tiene su explicación lógica. Nadie mejor que el equipo y la afición del Elche saben lo que se vivió hace dos años en la última eliminatoria del ‘play off’ de ascenso de Segunda a Primera, que enfrentó a los franjiverdes y a los rojiblancos. Barricadas, cargas policiales, insultos, amenazas, lanzamientos de piedras, de botellas, etcétera. Los miles de aficionados del Elche desplazados al estadio de ‘Los Cármenes’ vivieron un auténtico infierno acorralados por cientos de salvajes, y sin ser salvaguardados por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad como debió haber sido. En el partido de vuelta, y con todo por resolver, el ambiente estaba evidentemente caldeado. Un ‘Martínez Valero’ lleno hasta la bandera recibió con hostilidad, y con motivo, al equipo granadino y a su afición, y es que el jugador nº 12 era clave en ese momento. Pero una mala actuación arbitral con la anulación de un gol local, entre otras muchas cosas, dejó al Elche con las mieles del ascenso, y fue el Granada el que se llevó el gato al agua. Los andaluces decidieron celebrar el triunfo calentando más los ánimos; fue como encender una cerilla en una gasolinera. Y la invasión de campo, insultos, zarandeos, cortes de manga y demás fueron inevitables por ambos bandos. Para más inri, en las celebraciones oficiales días después, los propios dirigentes, técnicos y jugadores del club granadino no dudaron en saltar y cantar en el Ayuntamiento granadino al son del poco acertado y decoroso “¡Puta Elche, puta Elche!”. En definitiva, en apenas dos semanas el Granada se ganó, seguramente para muchos años, el título de ‘rival’ y ‘enemigo’ del Elche, por lo que a falta del Hércules, el Granada ocupará su lugar, al menos, esta temporada.

Queda lejos todavía el 27 de octubre, fecha en la que el Elche recibirá al Granada en el ‘Martínez Valero’ en la 10ª jornada de Liga. Pero la afición ya tiene apuntada esa fecha como imprescindible. Nadie olvida todo lo ocurrido hace dos años, y menos quienes lo vivieron en sus propias carnes. La prueba más palpable últimamente han sido las palabras del presidente del Granada, Quique Pina, quien valoró hace unas semanas el avanzado ritmo de abonados que lleva el Elche, lamentando a su vez que la afición de su equipo no tuviera una respuesta similar. Esa aparición ha dado pie a la movilización de muchos franjiverdes. Ya ha habido los primeros ‘piques’ en foros y tertulias. Y con más motivo, si cabe, Pina se ha convertido en uno de los gestores del Hércules, por lo que para muchos es ‘blanco y en botella’. Granada y Hércules van de la mano. Esta claro que los herculanos, en esta Liga que en breve dará comienzo, serán muy especialmente, seguidores incondicionales del Granada cuando éste se enfrente con el Elche, su eterno y odiado rival.

Seguramente la sangre no llegará al río en octubre, y la afición del Elche demostrará que es una afición con señorío. La presión y animación no rebasará los límites de la violencia, pero muchos esperan ese día para que la revancha salga de las gradas del ‘Martínez Valero’. Sin duda, ese día será especial y habrá un plus de sentimiento, de rivalidad y de energía para que el equipo, en el campo, consiga hacer olvidar aquella derrota dura y difícil que tocó vivir.

Compartir esta entrada: