Al borde del abismo

Adrián Cedillo ¦ 11/12/12 07:00 @Adrcedillo

La situación interna en el Elche es insostenible. La fractura entre las dos vertientes del consejo es irreparable y los movimientos por ambas partes no se demorarán en el tiempo.

La discusión que mantuvieron José Sepulcre y Juan Anguix en público el pasado sábado en Barcelona no es más que la punta del iceberg del prisma actual de la cúpula franjiverde. Las diferencias entre los modelos de gestión y las dificultades económicas que apremian a la entidad han hecho que la continuidad de ambas partes se antoje, cuanto menos, inviable.

El último capítulo de la intrahistoria blanquiverde tuvo lugar en la tarde de ayer en el estadio Martínez Valero. Una reunión ‘secreta’, aunque sin escondite, tuvo lugar en el coliseo ilicitano : Estuvieron presentes el presidente José Sepulcre junto al auditor Juan Serrano, el consejero Tomás Alvarado, el exconsejero Antonio Rocamora y el abogado de Juan Carlos Ramírez, Pedro Martínez. El encuentro, al que no fueron invitados Juan Anguix, Toño García Hita, ni el concejal de deportes Daniel Rubio, deja abierta la posibilidad de un acercamiento de posturas entre el máximo accionista del club y el presidente de la entidad, en busca de una fórmula para solventar los problemas a corto plazo de la institución.

La próxima semana el club realizará la habitual Junta General de accionistas, donde dará a conocer las cuentas de la entidad en el pasado ejercicio y  presentará el presupuesto para la presente temporada, un documento que, a día de hoy, sigue sin estar completo, o al menos sin haber podido ser comprobado por parte del consejo de administración.

El trabajo se realiza contrarreloj para que el 20 de Diciembre puedan presentarse unos números reales y aceptables a los accionistas del Elche Club de Fútbol. Conocedores de la situación de deuda que atraviesa la entidad, la preocupación pasa por mostrar una viabilidad para cubrir los pagos a Hacienda y la Seguridad Social en los próximos meses, sin ver comprometido el salario de los jugadores y empleados del club, algo que el sector representado por Juan Anguix ha mantenido como algo inamovible durante toda la campaña.

La posibilidad de presentar ante los accionista la posibilidad de entrar en el concurso de acreedores no está descartada por algunos consejeros que, tal como adelantaba ayer Diario Franjiverde, ven la entrada del club en la ley concursal como la única vía de escape posible para dar viabilidad en el futuro a la entidad. La quiebra se produce en este punto, ya que ciertos consejeros creen que todavía existen otras posibilidades y solo aceptarían la intervención judicial como última solución. De hecho, esta opción ya se barajó hace dos semanas, cuando la imposibilidad de cumplir con los deberes económicos ya hizo que la sombra de la obligación a acogerse al concurso de acreedores fuera una obligatoriedad. Entonces se salvó la pelota de partido y, es por ese motivo, por el que pocos días después varios consejeros no están dispuestos a permitir que ese esfuerzo reciente fuera en balde.

Esperan días oscuros y largos en el Martínez Valero, donde la única alegría proviene del campo con las victorias y el liderazgo ejercido por Fran Escribá al frente del mejor equipo de la categoría. Un esfuerzo que en todo caso se pretende que no se vea interferido por los problemas internos, los cuales tendrán una prueba de fuego los próximos días, en las fechas previas a la junta general del día 20, un periodo en el que en el seno de la entidad ha quedado de forma definitiva abierta la veda, provocando que la explosión definitiva entre las partes enfrentadas pueda ser inminente.

Compartir esta entrada: