Boletín del primer trimestre

 

Santiago Martínez ¦ 23/11/12 07:00 @penflexiones

Ya llevamos catorce jornadas, justo un tercio de la competición, y, aunque se suele decir que las notas se ponen a final de temporada, nunca está de más hacer una evaluación continua, una especie de control trimestral como los que nos hacían en el colegio.

Un análisis sosegado desde la tranquilidad del liderato, pero con la autoexigencia necesaria para quien quiere mejorar siempre, que sirva para analizar los aspectos positivos de este gran inicio, así como los puntos más débiles, sobre todo teniendo en cuenta la proximidad del mercado invernal de fichajes.

Portería
Manu Herrera, Zamora de la categoría, está demostrando esa calidad y esa madurez que le permiten resolver con acierto situaciones de peligro muy aisladas, lo más complicado para un portero, estar casi todo el partido sin intervenir y tener que parar la única que te le llegan. Transmite mucha seguridad tanto al público como a su defensa.

En la recámara está Diego Rivas, portero joven pero con una buena trayectoria en segunda B, en principio no transmite preocupación excesiva ante una posible baja puntual de Manu

Defensa
Pelegrín y Etxeita  han formado un muro muy sólido. Están mejorando su nivel de años anteriores, tanto por la compenetración que da el jugar muchos partidos juntos, como por el sistema defensivo que ha implantado Fran Escribá, donde se ven favorecidos, al dejar éste menos metros a su espalda, ya que prima el repliegue frente a la presión en campo contrario que hacíamos con Bordalás.

En los laterales, Albacar también se ha visto favorecido por esta nueva disposición defensiva. Evidentemente sigue manteniendo ese guante en la zurda, que da puntos al equipo en forma de goles y asistencias, por lo tanto está cuajando su mejor inicio de temporada como blanquiverde.

Por la derecha, Damián está sorprendiendo a todos, sobre todo a los sportinguistas. Intenso, sólido, rápido al cruce, incansable, da salida de balón, llega a línea de fondo, saca balones parados… gran fichaje que, seguramente, habrá que anotar en el haber de Josep Alcácer, segundo entrenador de Escribá, que ya lo fue de Preciado el año pasado en Gijón.

En la recámara quedan únicamente, tras la desgraciada lesión de Beranger, el fiable Flaño como comodín para ambos laterales, o incluso como recurso de urgencia en el centro de la defensa; y Héctor Verdés como central suplente, que, un año más, se ve lastrado por esas continuas molestias físicas que le impiden estar al cien por cien con regularidad.

Por lo tanto entiendo que es imprescindible, sumar efectivos ahí detrás. Un central y un lateral o, quizá lo más deseable, un jugador que pueda desempeñar ambas funciones.

Mediocampo
Aquí, como no puede ser de otra forma, hay que destacar a Alberto Rivera. Auténtico timón del equipo. Ese organizador que no teníamos desde Alfredo. Está haciendo gala de un estado físico de un chaval de 20 años (ha jugado todos los minutos de liga y copa) y de una calidad fuera de lo normal en esta categoría. El de Puertollano es uno de esos jugadores irremplazables que hay en todas las plantillas, valgan como ejemplo Busquets en el FC Barcelona o Xabi Alonso en el R Madrid.

Así, aunque evidentemente, ni Mantecón, Generelo ni Pelayo aportan lo mismo que él, lo importante es que se tiene bien cubierta la demarcación, con alternativas diferentes pero válidas.

Mediapuntas
En el caso de los extremos nos encontramos un caso equivalente al de los centrales. Contamos con dos titulares muy buenos ( Xumetra y Fidel), con un suplente cuyo historial en cuanto a lesiones deja algunas dudas (Palanca) y alguna alternativa con jugadores para los cuales no es la posición donde más ayudan al equipo ( Carles Gil o incluso Coro).

El rendimiento de los dos primeros está siendo espectacular. A la bala de l´Estartit ya lo conocíamos y en este inicio ha añadido la facilidad goleadora a su amplio catálogo de virtudes. Una pena su lesión aunque ya ha recibido el alta médica y pronto estará a tope.

Fidel ha sido el hombre más regular en ataque, un auténtico puñal con mucha facilidad para el desborde, un gran último pase y buena cifra goleadora (tanto de los que han subido al marcador como de los que no), sin olvidar que es un jugador que para nada descuida el trabajo en defensa. En resumen, podríamos pagarle una semana en el Rocío al directivo onubense que nos lo “regaló”.

Así, al igual que con los centrales, se me antoja necesaria otra pieza, ya que es un puesto con mucho desgaste físico, muchas arrancadas, propicio para recibir entradas duras…  demasiado como para afrontar con garantías una temporada de 42 partidos (más 4 posibles).

Por el centro el titular es Carles Gil. Gratísima sorpresa el valenciano. Prototipo de mediapunta de la cantera ché. Aporta el desborde y la aceleración de la jugada en tres cuartos, además da fluidez a la circulación de balón porque es de ésos a los que cuesta un mundo robársela o verle dar un mal pase. Lástima esas pequeñas lesiones que le han cortado el ritmo y le han hecho perder cierta chispa.

Para esta posición, tenemos dos variantes: una defensiva, utilizando a Pelayo, sobre todo en los últimos minutos para cerrar partidos que vamos ganando, y otra ofensiva, situando ahí a Corominas.

Delanteros
Coro está ocupando el puesto de delantero centro. Empezó muy eléctrico, sumando goles y asistencias por partes iguales, pero a medida que los contrarios han ido concediendo menos espacios cerrando sus defensas, el catalán, por sus características ha sido el mayor perjudicado.

El segundo delantero en minutos ha sido Powel. El Plan B (erry). Utilizado en partidos cerrados, con la misión de fijar a los centrales y aprovechar su estatura y corpulencia en el juego directo. Factor fundamental en la victoria frente al Alcorcón el pasado domingo.

Debemos sumar a Jaime Jornet, que apenas ha gozado de algunos minutos y al inédito Linares, que acaba de recuperarse de su segunda lesión de ligamentos consecutiva. Cuatro jugadores, suficiente en número, pero se trata de una posición muy especial, en la que un plus puede suponer un gran salto de calidad para el equipo.

En resumen, mi nota de este primer trimestre es de sobresaliente. Pero considero que para tener más posibilidades de mantener esta calificación en junio, esta plantilla necesita refuerzos: Imprescindible el tema de la defensa, con un central y un lateral o un “dos en uno”; muy valorable la opción de un extremo y a estudiar la posibilidad de poner la guinda con un delantero que mejore claramente lo que hay.

Compartir esta entrada: