Baraja se pone en guardia

Rubén Baraja será un entrenador novel, pero se las sabe todas de sus años como futbolista en la élite. Quizás por ese motivo, el técnico ve algo en el ambiente que no le gusta. Y este viernes ha querido llamar la atención sobre ello. Intuye, posiblemente, una cierta corriente de optimismo en el entorno por la buena dinámica de su equipo, en el mejor momento de la temporada tras encadenar seis fechas sin perder, y el mal momento del rival. Un exceso de confianza que ha cortado de forma brusca. «No me gusta el partido, ni la hora, ni el rival», ha dicho.

«Está esa sensación de que todo parece fácil, pero si algo se ha demostrado en estos 21 partidos es que cualquier rival es complicado«, ha comentado Baraja, para quien la Ponferradina»tiene talento y es capaz de ganar en cualquier campo».

Tampoco le agrada al preparador el horario, domingo a las 19:15 horas, ya que además de no ser habitual «recoges la emociones de todo el fin de semana». Por eso pide al Elche que mantenga «las orejas tiesas» y que muestre «la misma actitud» que en el partido de la primera vuelta en agosto. «Tendremos que hacer muchas cosas bien para poder ganar», aventura el técnico, quien confiesa que le preocupa que el Elche «tenga continuidad en el juego para, a partir de ahí, tener paciencia y tranquilidad».

Por si no había quedado bastante claro, Baraja ha vuelto a insistir con la ola positiva que rodea al equipo y que no tiene en cuenta el peligro de la Ponferradina, «un equipo con talento en una racha negativa». «A todos nos gusta subirnos en la ola, pero a veces la ola te moja te puede ahogar. Hay que estar preparador porque va a ser un partido complicado, difícil y muy igualado«, asegura.

Buen balance

Rubén Baraja dio por bueno el rendimiento que ha ofrecido su equipo en la primera vuelta y afirma que en la segunda el objetivo es «seguir sumando y ser competitivos». El entrenador admite que el Elche está trabajando en los despachos para mejorar su plantilla, aunque recuerda  que es algo que ambicionan todos los equipos de la categoría. «Todos se refuerzan y creen que su objetivo está arriba y no abajo. Lo mismo que ambicionamos nosotros lo quieren otros 16 equipos», señala.

Aunque a diferencia de la mayoría de los equipos, Baraja asegura que el Elche no siente «la presión» de tener que ascender sí o sí, tal y como entiende sí sucede con otros equipos. «No es la temporada es la que el Elche, obligatoriamente, tenga que pensar en el play-off. Ni mucho menos, solo pensamos en los 50 puntos», argumenta.

El técnico se ha mostrado contento por el rendimiento ofrecido por los jugadores menos habituales en el amistoso disputado ante el Videoton, ya que indica que con su «exigencia y esfuerzo» hacen que nadie del equipo se pueda relajar. «Además, saben que conmigo todos pueden jugar», apostilla.

Baraja ha confirmado que el argentino Franco Cristaldo, entrará en la convocatoria del domingo «para que vaya entendiendo lo que queremos». Lo ha calificado como un futbolista «diferente» al que el Elche necesita «para que aporte cosas diferentes».

El técnico ha desvelado que cuenta con las dudas de Cifu, con molestias en la rodilla, y de Héctor, con una gastroenteritis, para el partido ante el conjunto berciano, además de las bajas seguras del meta Pol, José Ángel y Hugo. Baraja ha tenido palabras de elogio para el uruguayo Maxi Amondarain, al que ve en una buena línea, si bien seguirá en el filial a la espera de una oportunidad en el primer equipo.

Compartir esta entrada: