«Estoy encantado de tener un equipo joven que transmita energía y hambre»

banner-interior-publi-noticias-Xtep

Poco tiempo ha necesitado Rubén Baraja para meterse al vestuario y al entorno del Elche en el bolsillo. Mucho trabajo, buen humor y siempre buena cara, a pesar de las circunstancias tan adversas en las que ha tenido que trabajar.

El vallisoletano ya vela armas para lo que será su debut oficial como técnico en el banquillo del Martínez Valero en la segunda jornada de Liga, nada más y nada menos que ante el Bilbao Athletic, un equipo al que califica de «peligroso y trabajado».

El entrenador no quiere excusas ni cuentos. «Necesitamos tiempo, pero no lo tenemos, así que tenemos que competir ya como lo hicimos en Ponferrada», señala Baraja, quien encara el partido con la idea de «sumar los tres puntos«. «En una liga tan larga los partidos en casa son fundamentales«, añade.

«La idea es repetir las cosas que hicimos bien y mejorar las que no salieron tan bien», argumenta el preparador, quien se ha mostrado «encantado» por poder disponer de una plantilla con un perfil tan joven. «Cada uno tiene su situación, su momento. Yo estoy encantado de tener un equipo joven, no me da ningún miedo. Me gustan que tengan energía actitud y hambre porque eso al final transmite lo que se vio en Ponferrada», ha argumentado el técnico.

«Somos un equipo que por momentos sufre, pero que también irá a más con el paso de los partidos«, ha explicado Baraja, quien no ha adelantado si habrá cambios significativos en la alineación ante el conjunto vasco. «Puede haber cambios en la portería y en otras posiciones. Es bueno que exista competencia y rivalidad en la plantilla», ha puntualizado.

El preparador castellano ha elogiado al rival del domingo, del que ha comentado que «es intenso e incómodo«. «Está muy bien entrenado y está en Segunda por méritos propios. Nos espera un partido muy complicado, sin duda», ha apostillado.

El ‘plus’ de Espinosa

El vallisoletano ni ha querido ni ha podido camuflar su alegría tras poder reclutar para su plantilla con Javier Espinosa. «Ha sido la paciencia de esperar a un jugador con las características que buscábamos», ha dicho. «Nos va a dar ese plus de calidad y ese último pase. Va a ser pieza clave«, ha añadido.

Espinosa será el epicentro del juego ofensivo del Elche, ya que Baraja lo quiere «cerca del balón para que sea protagonista«. «Tiene que estar liberado para que pueda desarrollar todo su talento. Nos dará versatilidad. Espero disfrutar muchísimo de él«, ha comentado.

Baraja ha confirmado que el Elche aún incorporará entre dos y tres fichajes más, pero ha apelado a la «paciencia» para que los que lleguen puedan tener «la calidad de Espinosa».

Las conversaciones del entrenador con los jugadores han sido claves para que al final los futbolistas se hayan decantado por la oferta ilicitana. Baraja asegura que no usa ningún truco para convencer. Sólo apela a la realidad del proyecto y a la grandeza de la entidad. «El Elche es un escenario magnifico para cualquier jugador a pesar de todo lo que hemos vivido. Es un proyecto ambicioso, pero sin presión a corto plazo. Muchos jugadores tienen aquí la posibilidad de buscar una nueva oportunidad», ha explicado.

Rubén Baraja también se mostró satisfecho por los 10.000 abonados con los que ya cuenta el club, si bien deseó que la cifra pueda multiplicarse «porque nuestro mayor valor es enganchar de nuevo a la gente del Elche«. «Queremos hacer saltar de nuevo esa chispa y eso nos va a  ayudar mucho para que el equipo vaya creciendo», ha señalado.

Por último, el vallisoletano reconoció que le gustaría contar con el realista Concha en su plantilla y se mostró inquieto por el estado del césped del Martínez Valero, algo irregular. «El calor no beneficia, pero estamos trabajando para que el césped sea una ayuda y no un hándicap«, ha finalizado.

Compartir esta entrada: