Baraja mantiene el rumbo

Rubén Baraja es un tipo con las ideas claras y, pese a su juventud y su poca experiencia en los banquillos profesionales, ya maneja a la perfección los códigos de un entrenador. Evita cargar de presión a sus jugadores y apela a los presupuestos para recordar a todo el mundo cuál es la realidad del equipo ilicitano. Pedirle el ascenso al segundo equipo que menos ha gastado en su plantilla no es razonable. Pero eso no quiere decir que Baraja y sus hombres no lo vayan a pelear, aunque siempre desde un discreto segundo plano.

«Los números al final son muy claros y muy sencillos. Nuestro presupuesto es el que es y el de otros es el doble o el triple. Ellos pueden tener acceso a jugadores que nosotros no podemos plantearnos. Y eso es algo que nos hace mantenernos en la realidad», ha explicado el técnico cuando se le ha cuestionado, de nuevo, por las opciones de pelear el ascenso. «Lo importante es crecer poco a poco«, insiste Baraja, apelando al ya clásico partido a partido.

Tampoco ha querido especular con qué pasaría si el Elche gana al Oviedo y se dispara en la tabla. «El planteamiento es sumar tres puntos y ser sólidos en casa, que es lo que luego te da la regularidad y la estabilidad», ha señalado el preparador, quien apunta que su plantilla está centrada y mantiene los pies en el suelo «porque sabe la situación que vivimos».

Baraja ha negado que pueda suponer una presión añadida para el Elche estar arriba de la clasificación. «Al revés, miramos el presupuesto cada día y estar ahí es un ánimo y una confianza», afirma Baraja, quien añade que las opciones de éxito en el futuro pasan por «tener las cosas claras porque es lo que te da la opción de crecer».

El preparador vallisoletano también se ha referido a la afición, a la que desea «ilusionar«. Aplaude la cifra de 12.000 abonados, pero afirma que «quiere más». «Sabemos que la afición es el mejor activo del club y nuestro trabajo e ilusión está encaminada a recuperar esa masa social», ha explicado el técnico, quien ha desvelado que el nuevo consejo de administración le ha transmitido «continuidad, tranquilidad y seriedad» para lograr la viabilidad de la entidad.

En este sentido, Baraja deseó la mayor de las suertes para los dirigentes y que exista convivencia feliz entre la dirección y la parcela deportiva para lograr los objetivos que se han marcado.

 Lucha por la posesión

El vallisoletano se ha deshecho en elogios hacia el Real Oviedo, un equipo que sospecha le va a exigir «muchísimo» al Elche. Baraja intuye que el del domingo será un partido «atractivo, de los que todos queremos jugar» porque visita el Martínez Valero «un rival histórico y estamos en buen momento». «Es un partido para disfrutar», asegura el entrenador, quien garantiza que el Elche «está preparado» para contrarrestar «con trabajo colectivo» las armas del Oviedo.

Miguel Linares, el goleador del Oviedo, es la gran amenaza para el Elche. El técnico define al ex franjiverde como un delantero con «gol, movilidad y listo en el área»,  pero también elogia a sus jugadores de banda, a los que califica como «verticales» o el poder de las acciones de estrategia ofensiva.

Para Baraja, el Oviedo tiene la misma capacidad que el Elche para controlar la posesión, por lo que anuncia «una lucha por tener el balón y ser su dueño». «Es un equipo con poderío y músculo que vuelve a Segunda con un bloque competitivo y con mismo entrenador, y eso es una ventaja», resume.

Fiel a su costumbre, Rubén Baraja no dio pistas sobre la alineación, pero ha elogiado a todos sus jugadores, a los que felicitó por hacerle dudar a la hora de diseñar el equipo. «Buscamos competencia sana, porque eso tiene trascendencia en el equipo», explica.

Compartir esta entrada: