Baraja eleva la exigencia

Rubén Baraja, entrenador del Elche, atizó el pasado domingo a su equipo por el pobre juego mostrado en la primera parte del partido ante el Huesca. Cinco días después, el castellano no solo no rectifica, sino que se reafirma en sus palabras al comparar a sus futbolistas con sus propios hijos. «Yo tengo hijos y a mi hija la riño muy a menudo y no por eso deja de ser mi hija. Tengo que exigir un nivel más de auto exigencia. Los jugadores dan el máximo y los defenderé siempre, pero eso no quiere decir que no pueda exigirles«, explica.

Cuestionado por si su mensaje ha calado esta semana en el vestuario, el entrenador afirma que el objetivo en el partido ante el Oviedo es que el Elche se parezca al de la segunda parte ante el Huesca. «Necesitamos encontrar la intensidad de la segunda parte porque ante un rival como el que nos vamos a encontrar necesitamos ser compactos y sólidos», señala el vallisoletano, quien advierte de que el conjunto asturiano llevará al Elche «al límite».

El técnico ha justificado la alineación de la pasada jornada, en la que dos centrocampistas reconvertidos actuaron de centrales, al señalar que no tenía muchas más opciones por las lesiones de Armando, Hugo y José Ángel, y ha recordado que su intención siempre es «buscar lo mejor para el equipo, aunque a veces salga mejor o peor».

En este sentido, también se ha referido a las palabras de Espinosa en el Diario As, quien dijo estar sorprendido por su cambio ante el Huesca, además de echar de menos jugar en una posición más centrada. «Necesito jugadores con diferentes versiones, sobre todo en esa posición (la media punta) porque lo importante es el equipo y no los futbolistas a nivel individual«, afirma el preparador.

Por si no quedaba del todo claro, el vallisoletano lanza un claro mensaje a los jugadores que piensan en ellos antes que en el grupo. «Las individualidades te hacen sumar pero un jugador no hace al equipo, es el equipo el que hace al jugador«, sentencia.

Partido atractivo y complicado

Baraja admite que el partido de Oviedo tiene infinidad de alicientes, ya que «es bonito por el escenario, el rival, por el campo, que se supone que estará a tope, y porque somos dos equipos en buena dinámica», aunque no cree que en ningún caso pueda ser determinante. «Queda mucho, aunque es una oportunidad más para sumar, aunque será difícil, ante un gran rival», apostilla.

El entrenador destaca la «pegada» del Oviedo y aseguró que el conjunto asturiano «va a tener muchas cosas a favor», como el ambiente que el Elche «deberá superar». «Tenemos que minimizar sus virtudes y hacer las cosas bien«, añade el preparador, quien también pide «aprovechar los momentos buenos para traducirlos en ocasiones».

El castellano insiste en que no le gusta que su equipo sea el que cierre la jornada porque conocer el resto de los resultados es una presión añadida y anuncia unas previsiones climatológicas poco favorables al Elche, con lluvia y frío, si bien afirma que «tendremos que adaptarnos a las dificultades de los agentes externos y competir».

 Baraja, quien no dio la menor pista sobre la alineación, también ha elogiado al meta del Real Oviedo Esteban Suárez, quien pese a contar con su misma edad continúa en activo en el Oviedo. «Tiene mérito, yo con su edad ni me lo planteo. Valoro mucho su afán de superación. Ha encontrado un entorno muy positivo para seguir jugando y es una pieza importante y con jerarquía para ellos», ha finalizado.

Compartir esta entrada: