Baraja quiere un equipo «competitivo» desde el primer día

Comienza lo «más bonito«, según Rubén Baraja. El técnico vallisoletano, tras un mes de continuas vaivenes en su plantilla, por fin comienza a intuir el equipo que quiere en las vísperas del debut en la Liga ante la Ponferradina.

Recuerda que ha tenido «poco tiempo para trabajar«, pero eso no impide que desee ver un equipo «competitivo desde el primer día«. «Estamos aún en una fase de inicio y de comprensión de las cosas, debemos tener ese margen de maniobra», argumenta el vallisoletano, quien afirma no tener dudas en la alineación,si bien tampoco ofrece pistas.

«Quiero tener un equipo sólido y competitivo que vaya creciendo con la competición«, explica. Sin tiempo para haber trabajado complejos conceptos tácticos, Baraja considera fundamental «tener dos o tres cosas claras cuando tengamos la pelota y dos o tres cosas cando no la tengamos». «Hay que tener paciencia porque va a ser un inicio complicado«, ha vaticinado.

«Hasta el 31 de agosto no se puede valorar la plantilla, pero que el aficionado sepa que el equipo va a competir y a trabajar. Va a ser intenso y a trabajar muchísimo», ha insistido.

«La idea es tener seguridad defensiva», ha insistido el nuevo entrenador del Elche, quien ha citado a todos los componentes de la plantilla (20) para ir creando ambiente de grupo, incluidos los recién llegados Vergos y Caro.

Baraja ha tenido palabras de elogio para la Ponferradina, al que ha definido como un «grandísimo rival que se ha reforzado a conciencia en busca de la promoción». «Llevan sinco o seis semanas preparando este partido y nosotros ya sabéis cómo estamos», ha recordado.

«Nos espera un partido durísimo ante un rival intenso«, ha pronosticado Baraja, quien no ha concedido demasiada importancia a su debut como entrenador en un banquillo del fútbol profesional. «Me preocupa más que el equipo compita bien, encontrar ese equilibrio y saber manejar el partido«, ha destacado.

EN FORMACIÓN

El preparador insistió en que el Elche, tras realizar once fichajes y mantener solo dos jugadores de la pasada temporada, está en formación, por lo que pidió esperar al 31 de agosto, fecha del cierre del mercado, para marcar objetivos deportivos al proyecto.

Ha recordado que la mayoría de los fichajes realizados por el Elche son «chicos jóvenes con hambre» y ha admitido que la posibilidad de poder disponer finalmente de 25 fichas para su plantilla supone un alivio «porque con 18 estábamos en inferioridad con el resto».

El entrenador ha elogiado el trabajo que el club y la dirección deportiva han realizado en un tiempo récord, ya que ha recordado las difíciles circunstancias con las que ha tenido que trabajar durante gran parte del verano.

«Los que han venido han sido elegidos a dedo y después de muchas horas de mirar», ha explicado Baraja, quien añade que si el club es «paciente» encontrará aún en el mercado jugadores importantes antes de que se cierre el plazo.

Baraja se mostró feliz por el hecho de que el club haya superado los 9.000 abonados, pero ha dicho que hay que ser «ambiciosos y aspirar a más». Por último, y en base a su experiencia como jugador, el ex internacional español ha asegurado que el grupo que ha formado el Elche en su vestuario le da buenas vibraciones.

«Soy optimista y realista. Sé donde estamos y sé nuestro futuro si trabajamos bien. Esta plantilla solo me genera ilusión, ambición y satisfacción«, ha dicho Baraja, quien ha añadido que «es una gran alegría poder ser el conductor de este grupo». «En poco tiempo hemos cambiado el ambiente negativo y es importante seguir mandando un mensaje de seriedad y orden», ha finalizado.

 

Compartir esta entrada: