Bajón tras el derbi

El Elche ha sufrido un bajón en su rendimiento en el último mes de competición. Tras derrotar al Hércules en Copa (0-1), los franjiverdes han sumado 5 puntos de 12 posibles, con 1 victoria, 2 empates y una derrota, y ha encajado seis goles, una cifra que triplica a la registrada en las cinco jornadas iniciales. Todo ello ha propiciado que haya perdido el liderato del Grupo III de Segunda B en favor del Mallorca, que mantiene un ritmo imparable y le aventaja en siete puntos.

A mediados de septiembre, las sensaciones del equipo ilicitano eran casi inmejorables. Ostentaba la primera plaza con la mejor diferencia de goles de toda la categoría y había logrado la clasificación para dieciseisavos de final para la Copa del Rey, ronda en la que se medirá al Atlético de Madrid (miércoles, 21:30 horas). Sin embargo, toda la inusual brillantez del arranque ha dado paso a una versión menos eficaz en ambas áreas.

Los primeros síntomas se evidenciaron contra el Atlético Baleares (3-3), la primera gran prueba liguera de la temporada. Si bien existían varios condicionante, como los jugadores arrastraban el gran esfuerzo físico del derbi, la baja de última hora de Gonzalo Verdú y las lesiones de Collantes y Tekio en la primera mitad, el Elche no tuvo la puntería tan fina como en citas anteriores ni defendió con tanta solvencia. A pesar de todo, un gol al filo del tiempo extra evitó su quinto triunfo seguido en Liga y continuar con el pleno en casa. Pero el Mallorca sí cumplió y aprovechó el favor de su vecino para auparse al liderato.

El segundo tropiezo llegó en la visita al Atlético Saguntino (1-1). Mir reconoce muy abiertamente su ‘enemistad’ con los campos de césped artificial, que cuentan con el añadido de sus reducidas dimensiones. Un escenario que obliga a apostar por un fútbol distinto al que pueda desarrollarse en el Martínez Valero. En un encuentro de mucha brega y balón aéreo, los locales se adelantaron en el primer minuto y Edu Albacar restableció la igualada en la acción posterior. El cuadro blanquiverde gozó de ocasiones, pero también las concedió.

Con las dos igualadas consecutivas, ganar al Ontinyent (1-0) se antojaba una obligación. Los ilicitanos sacaron adelante su cometido en un encuentro ‘made in Segunda B’, como definió Nino, el héroe del Elche con el penalti que transformó en el minuto 90. Los de Mir posiblemente realizaron su peor actuación ofensiva como local, y el panorama se torció más con la expulsión de Manuel Sánchez mediada la reanudación, pero tiraron de empuje para adjudicarse una victoria que, sin embargo, dejó sin disipar las dudas.

Y tras nueve jornadas invicto, la primera derrota se produjo el pasado sábado contra el Llagostera (2-1), que todavía no conocía la victoria en su campo. De nuevo sobre hierba sintética, Sory Kaba golpeó primero medio minuto después de que comenzara a rodar el balón, pero el equipo ilicitano no amplió su renta antes del descanso y los gerundenses voltearon el marcador en la segunda mitad a base de balones largos y acciones a balón parado.

La presión y el nerviosismo están aumentando en el entorno, viendo cómo el primer puesto, objetivo marcado al comienzo del campeonato, se ha perdido e ido alejando en las últimas semanas. E incluso también ha caído de la segunda posición, que ahora ocupa el Villarreal B con tres puntos de margen. Mir y la plantilla tratan de paliarlo con mensajes de calma, señalando que falta mucha Liga y que el Mallorca tarde o temprano pinchará. Si esto ocurre, la cuestión será si el Elche tendrá la capacidad para aprovecharlo.

Compartir esta entrada: