Azulones que dejaron huella en el Elche

El Elche-Getafe de este sábado (18:00 horas) no será un partido más para cinco integrantes del equipo azulón. José Bordalás, Javier Vidal, Jorge Molina, Damián Suárez y David Fuster se enfrentarán al equipo ilicitano, del que formaron parte y dejaron huella en su historia reciente. Lo harán con el Getafe, que vive un momento dulce desde que el técnico alicantino se hizo cargo del banquillo tras la destitución de Juan Esnáider.

José Bordalás, junto a su segundo, Javier Vidal, es una de las figuras más importantes del Elche en la última década. Su llegada en la temporada 2009/2010, tras la destitución de Claudio Barragán al término de la sexta jornada, supuso la implantación de una mentalidad ganadora prácticamente inexistente en los últimos años. Cogió a un equipo situado en zona de descenso y revirtió su dinámica para convertirlo en un candidato a subir a Primera, objetivo que no se consiguió, pero por el que se tuvieron opciones hasta la antepenúltima jornada. El Elche acabó la Liga en la sexta plaza.

En la siguiente campaña, la única completa de Bordalás al frente del barco franjiverde, se superaron las expectativas en torno al equipo tras sufrir varias bajas importantes tanto en verano como durante el campeonato, y se mejoraron los notables resultados del curso anterior. El cuadro ilicitano acabó la temporada regular como cuarto clasificado, su mejor posición en mucho tiempo, y que le permitió disputar el playoff de ascenso a Primera. Dejó por el camino al Real Valladolid en semifinales remontando una desventaja de dos goles en la eliminatoria y se quedó a un gol del sueño del regreso a la máxima categoría en la final ante el Granada.

Y en el curso 2011/2012, el Elche realizó un gran primer tramo de competición, yéndose líder al parón navideño tras una soberbia goleada por 6-0 contra el Alcorcón, pero su rendimiento bajó de manera drástica en la segunda vuelta. Los malos resultados acumulados y la pobre imagen sobre el césped le costaron la destitución a Bordalás, que dejó al equipo en la décima posición con 47 puntos, a 17 del ascenso directo y a 9 de la última plaza de playoff. Su último partido como entrenador franjiverde se saldó con derrota del Elche por 2-0 ante el Villarreal B en la jornada 33. La escuadra ilicitana finalizó la campaña en el undécimo lugar.

Tras abandonar el Elche, Bordalás dirigió al Alcorcón en dos etapas (en la primera disputó el playoff) y consiguió el mayor éxito de su carrera como entrenador el pasado curso en el Alavés, que se proclamó campeón de Segunda con el alicantino en su banquillo. Sin embargo, a pesar de liderar el regreso del ‘Glorioso’ a la máxima categoría una década después, la directiva del club babazorro decidió prescindir de sus servicios.

Pero Bordalás no tardó en encontrar un nuevo acomodo, el Getafe, que ha alzado el vuelo desde su llegada, pasando de estar en descenso a ocupar la zona de playoff. Ha sumado 21 puntos de 30 posibles desde que el alicantino reemplazó a Juan Esnáider como entrenador azulón. Sólo el Girona iguala los registros del Getafe en las diez últimas jornadas, y ningún otro equipo los supera.

El futbolista capital del Elche de la citada temporada 2009/2010 fue sin lugar a dudas Jorge Molina. El delantero alcoyano sólo formó parte de la plantilla franjiverde, a la que se incorporó procedente del Poli Ejido, durante un campeonato, pero dejó su marca en la historia convirtiéndose en pichichi de Segunda con 26 goles (y hay que añadir uno más que anotó en Copa). Precisamente, su estreno anotador en Liga fue en el debut de Bordalás como entrenador del Elche, que se produjo en la séptima jornada ante el Recreativo de Huelva (3-2). Al verano siguiente, Molina se marchó traspasado al Betis, donde jugó las seis últimas campañas, por algo más de un millón y medio de euros. En este último mercado estival, el punta se enroló en las filas del Getafe con el objetivo de ayudarle a volver a Primera por la vía rápida.

Damián Suárez puede presumir de ser uno de los jugadores más importantes del Elche en las tres campañas más felices del conjunto ilicitano en el último cuarto de siglo. El uruguayo, fichado en verano de 2013 tras desvincularse del Sporting de Gijón, fue el dueño del lateral derecho franjiverde en la temporada del ascenso a Primera y en las dos recientes del equipo ilicitano en la máxima categoría. Tras el descenso administrativo, Fran Escribá se lo llevó al Getafe, donde también se convirtió en un fijo en las alineaciones desde que llegó, gozando de la confianza tanto del entrenador valenciano como de Esnáider y ahora a las órdenes de Bordalás.

David Fuster es quien más lejano en el tiempo tiene su paso por el Elche, pues vistió su camiseta en la temporada 2008/2009. El mediapunta valenciano se incorporó al equipo ilicitano procedente del Villarreal B, con el que anotó diez goles en Segunda B en el curso anterior. Unas cifras que mejoró en el Elche una categoría más arriba, marcando trece dianas. David Fuster no sólo aportó en el aspecto realizador (fue el máximo anotador del Elche esa campaña), sino que a pesar de su juventud e inexperiencia en la división de plata, se erigió en el líder de los franjiverdes sobre el césped, ofreciendo calidad y visión de juego desde la zona de tres cuartos. Su nivel en el Elche llamó poderosamente la atención del Villarreal, que ejerció su cláusula de recompra para que formara parte de su primera plantilla. Un año después, el club amarillo lo traspasó al Olympiacos, donde jugó las seis últimas temporadas, llegando a disputar la Champions League en varias de ellas. Este verano, decidió regresar a España eligiendo el Getafe como destino. Como azulón la suerte le está siendo esquiva, pues ha estado varias semanas lesionado y tampoco está entrando demasiado en los planes de Bordalás.

Partido especial para Hugo Fraile y Noblejas

Hugo Fraile y Noblejas vivirán este sábado en el Martínez Valero un partido especial. Ambos jugadores del Elche defendieron los intereses del Getafe, tanto del filial como del primer equipo, aunque con los ‘mayores’ tuvieron un recorrido bastante corto.

El extremo onubense jugó siete partidos con el primer equipo azulón, uno en la temporada 2011/2012 y seis en la siguiente, tres de ellos de Copa. Con el ‘B’ sí que desempeñó un papel importante, participando en 32 encuentros y anotando 11 goles en la citada campaña 2011/2012. Por su parte, el lateral madrileño disputó dos choques con el primer equipo y cuatro con el filial el pasado curso, antes de recalar en el Elche en enero.

Compartir esta entrada: