La Justicia ordinaria condena al Elche a Segunda

publi-noticias-acevedo

 El franjiverdismo está de luto. Hoy no es una jornada de fiesta, sino de tristeza después de tantos días de incertidumbre por el futuro del club. La jueza Eva María Alfageme no ha suspendido el descenso administrativo que le impuso la Liga de Fútbol Profesional (LFP), y que ratificó el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD). La justicia ordinaria también condena al Elche a Segunda División.

La señoría había acordado, a petición del club ilicitano, la medida cautelarísima por razones de urgencia. A falta de la resolución definitiva que se ha conocido hoy, la jueza Alfageme había resuelto mantener la suspensión cautelar de la sanción del descenso, por lo que la entidad ilicitana volvió durante unas horas a ser equipo de la Liga BBVA. No obstante, ahora sí es oficial; y la dura realidad es que el Elche militará en Segunda División, mientras que el Eibar se queda en Primera.

El juicio se convirtió en un tres contra 1. La entidad ilicitana representada en la vista por Julio Martínez, director de la Planificación y Gestión de club franjiverde, y por José María Olano, abogado del bufete de abogados KPGM, encargado de elaborar el recurso tras el descenso administrativo, tuvo que enfrentarse a tres partes contrarias a sus intereses: la LFP, encabezada por Javier Tebas; la abogacía del Estado en nombre del TAD; y, finalmente, el SD Eibar, entidad que se presenta como perjudicada en este proceso y que sería la gran beneficiada por el descenso administrativo del Elche a Segunda División, ya que ocuparía su plaza en Primera.

En esta vista las fuerzas se repartieron tres contra uno, y la jueza Eva María Alfageme parece no haberse dado cuenta. De nada ha servido la defensa ilicitana cuando informaba a la magistrada de la desproporcionalidad de la sanción impuesta por la LFP y confirmada por el TAD; de que la deuda aplazable está completamente saldada con la Agencia Tributaria antes del 30 de junio; y que la LFP no tiene competencia para tramitar un expediente disciplinario por incumplimiento de las obligaciones tributarias con el Estado. De nada ha servido denunciar esta injustica sobre un club, una ciudad y una afición. Al final, a pesar de las muestras de apoyo y cariño de toda España, al hoyo de Segunda, tras ganar con esfuerzo y coraje en el terreno de juego una permanencia que en los despachos se ha quitado.

Los recursos presentados por el abogado del Estado defendiendo la legalidad de la Resolución del TAD, que confirmó la sanción al Elche para descenderlo a Segunda División; la defensa a ultranza de la Liga sobre que la entidad ilicitana había saldado sus deudas con Hacienda después del expediente sancionador; o, por ejemplo, el SD Eibar defendiendo la legalidad de la sanción administrativa del club franjiverde. Todo esto parece tener más fuerza e importancia que los argumentos presentados por el Elche y el hecho de que la Liga se negara, al final del juicio, a entregarle la documentación tributaria de los clubes de Primera para que la magistrada estudiara los casos de clubes que, sin obtener el certificado positivo de Hacienda, pudieron inscribirse en la competición la temporada pasada.

La jueza, Eva María Alfageme, ha otorgado más importancia en su resolución final a estas actitudes acomplejadas de Liga, TAD y SD Eibar. Su veredicto ha sido claro: los franjiverdes a Segunda División, los armeros a Primera. La Liga ha jugado “sucio” al presentarse en el juzgado sin la documentación solicitada por la jueza a la Agencia Tributaria sobre la situación de los clubes. Y esta forma de ocultar la verdad, de encubrir que no ha habido trato igualitario a los clubes por parte de la LFP ha tenido su recompensa en Javier Tebas y su castigo en el Elche. Se acabaron la incertidumbre y la esperanza. Ahora a lucir el duelo en la equipación negra por todos los campos de España. Decir que toda la ciudad de Elche, a partir de esta resolución, cree un poco menos en la justicia es, quizá, quedarse corto.

 

Compartir esta entrada: