Un año desde el regreso

Rc Sala de Juegos

El 23 de junio de 2018 es una fecha que siempre formará parte de la casi centenaria historia del Elche. Un día para relatar a hijos y nietos para transmitir el franjiverdismo. Este domingo, se cumple un año del ascenso del equipo ilicitano a Segunda División. Tras una temporada muy difícil, con tres entrenadores, hasta acertar con Pacheta, logró el objetivo de volver al fútbol profesional un año después de su caída al ‘pozo’ de Segunda B. Una gran alegría después de demasiados sufrimientos y castigos, con dos descensos, uno administrativo y otro deportivo, en tres años. Una hazaña que ha podido marcar su futuro a corto y medio plazo.

La ciudad deportiva del Villarreal fue el escenario donde se culminó el éxito. Tras vencer por 2-0 al Villarreal B en la ida de la última eliminatoria, la derrota por 2-1 en la vuelta fue un resultado suficiente para su ascenso a la división de plata. Tras el pitido final, hubo felicidad desbordada en el franjiverdismo. Los centenares de aficionados desplazados lo celebraron con el equipo. En la ciudad de las palmeras, la gente se echó a la calle y llenó la céntrica Glorieta. También hubo fiesta en el Martínez Valero, donde numerosos seguidores siguieron el partido decisivo en una pantalla.

El Elche llegó a aquella cita tras acabar tercero del Grupo III en la Liga regular, superar dos eliminatorias de promoción, ante Real Murcia (global: 4-2) y Sporting B (global: 4-2), y ganar por 2-0 en la ida al Villareal B. Llevaba un pleno de cinco triunfos seguidos en la fase de ascenso a Segunda, una línea histórica con el actual formato.

Con la ventaja de dos goles y sin haber encajado en casa, el cuadro dirigido por Pacheta afrontó la vuelta decidido, sin especular con el resultado. Poco antes del cuarto de hora, Benja marcó el 0-1 en un córner al primer palo. Un gol que dejaba el ascenso más encarrilado. Obligaba al Villarreal B a marcar cuatro tantos. A pesar de sus continuas acometidas, el filial se quedó a mitad de camino. El 2-1 definitivo certificó la vuelta del Elche al fútbol profesional.

“Damos una alegría a una ciudad que ha sufrido mucho”, declaró Pacheta tras el partido. El entrenador burgalés, que llegó al banquillo a finales de febrero, se convirtió en uno de los grandes artífices del ascenso. También la ‘leyenda’ Nino, que aportó cuatro goles decisivos en el playoff. Y Jorge Cordero, quien confeccionó la plantilla en verano y la reforzó en el mercado invernal.

“Una franja invencible” fue el lema que lucieron las camisetas conmemorativas del ascenso a Segunda. Nada más acabar el partido, jugadores, cuerpo técnico y utilleros se las pusieron para celebrar el éxito con la afición desplazada. La unión, el ir juntos, como tanto insistió Pacheta, fue una de las claves.

Tras regresar de Villarreal, la fiesta se trasladó al Martínez Valero, donde muchos seguidores franjiverdes vivieron el encuentro. Cada uno de los ‘héroes’ del ascenso subieron al escenario preparado para la ocasión, coreados uno a uno. Hubo cánticos de la afición y agradecimientos de plantilla y cuerpo técnico. La fiesta duró hasta más de la una de la madrugada.

Y continuó al día siguiente, con la rúa que recorrió la ciudad y el colofón en el balcón del Ayuntamiento, con una Plaça de Baix abarrotada de franjiverdismo. Más celebración, más cánticos y más palabras de agradecimiento. Y también la petición de que Nino sea el pregonero de las Fiestas. Un deseo que se hará realidad este año. Por último, visita a la Basílica de Santa María para la ofrenda a la Virgen de la Asunción.

Un horizonte esperanzador

Un año después del ascenso, al Elche se le presenta un horizonte esperanzador. Consiguió la permanencia holgada en Segunda, con mucho mérito por su condición de recién ascendido de bajo presupuesto. Además, ha reducido considerablemente su deuda, principalmente gracias a las aportaciones económicas de José Sepulcre, ahora accionista mayoritario del club. El expresidente ha dado un paso al frente para ponerse de nuevo en primera línea. A finales de mayo, expuso su plan estratégico a cuatro años para consolidar a la entidad y volver a Primera.

Dentro del proyecto, Sepulcre ha confiado la dirección deportiva a Nico Rodríguez. El asturiano tiene un currículum con varios años de experiencia en el fútbol profesional. Ya ha cerrado tres fichajes para la próxima temporada: Fidel Chaves, Pere Milla y Omenuke Mfulu. Con una base que ha dado un notable rendimiento, el Elche seguirá con un presupuesto modesto e iniciará el campeonato con la salvación como primera meta, pero también con miras más ambiciosas y sin renunciar a nada.

Además, Sepulcre ha fichado como directora general a Patricia Rodríguez, quien ocupó dicho cargo en el Eibar hasta febrero. La directiva vasca se encargará, junto al Consejo de Administración, de ejecutar el plan estratégico y coordinar el área económico-financiera del club. La llegada de los Rodríguez, Nico y Patricia, son movimientos enfocados al crecimiento del Elche.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: