Anguix asegura que se va con un sabor «agridulce», pero convencido de la salvación del club

banner-interior-publi-noticias-Xtep

 

Juan Anguix, ex presidente del Elche, se ha despedido del club de forma triste y casi clandestina. Nada que ver con el modo en el que llegó a la poltrona apenas tres meses antes. El dirigente, ajeno ya a lo que se cocinaba en la sala noble del Martínez Valero, tomada por el grupo de empresarios ilicitanos, ha ofrecido una mini rueda de prensa para decir adiós a la afición.

Afirma el valenciano que se va de la entidad con un «sabor agridulce«, pero «satisfecho«, ya que ha destacado la «credibilidad» del grupo de personas que va entrar en la entidad. «Lo más importante ahora es que el Elche siga adelante después de tanto sacrificio», ha indicado.

Juan Anguix ha desvelado que ya el pasado martes trasmitió al alcalde de la ciudad, Carlos González, que no iba a poner «ningún problema» al relevo en la cúpula de la entidad y se mostró convencido de que el Elche logrará saldar su deuda con AFE antes del viernes, fecha límite de pago.

«Por primera vez desde años toda la ciudad y todo el entorno está unido y eso es lo más importante. Hay que lograr que el Elche se quede en Segunda para poder dar el salto a Primera», ha apostillado.

Anguix ha lamentado que durante su presidencia hayan salido «muchas cosas mal«, pero destacó que «hay que mirar para adelante». El ex presidente insistió en que siempre ha mirado por los intereses del Elche y negó haber engañado a la afición ilicitana durante los pocos más de tres meses que ha estado en el cargo.

«Dentro de unos meses se verá lo que se ha hecho y lo que no. Entré aquí por la afición y cuando me ha pedido que me vaya lo he hecho. Gracias a todos», ha finalizado el ya ex presiente, en cuyo rostro se podía adivinar las huellas del cansancio y la tensión de los últimos días.

Compartir esta entrada: