Amargo reencuentro

El delantero Ángel fue el verdugo de los franjiverde y el encargado de echar por tierra la euforia en las gradas mientras que Xumetra fue despedido entre pitos y aplausos.

El delantero Ángel Rodríguez y el extremo Jordi Xumetra fueron dos de los pilares fundamentales sobre los que se cimentó el ascenso a Primera División. Ambos jugadores dieron grandes tardes de gloria al respetable del Martínez Valero y el viernes volvían a la que fue su casa durante varias temporadas ambos como futbolistas rivales y los dos formaron parte del equipo titular. Su reecuentro con el que otrora fue su público fue bastante amargo, ya que el ‘killer’ canario se encargó de amargar la fiesta en las gradas con el gol que a la postre supuso el definitivo empate y que complica las cosas a los franjiverde. Tras anotar su tanto, Ángel frenó la euforia colectiva de todo el Levante y pidió perdón a una grada que antes celebraba con júbilo sus goles.

Su partido fue calcado al que tantas y tantas veces había realizado con la casaca del Elche. Un delantero tipo ratón que incesantemente buscaba ganarse hueco entre los centrales para encontrar la posibilidad de disparo o remate a portería pero esta vez fue Manu Herrera quien tuvo que sufrirle. Tuvo dos buenos disparos y el gol. Por su parte, Xumetra no estuvo tan acertado, intentó desbordar en el uno contra uno y tirar de su punto fuerte, la velocidad, pero se topó con un Damián al que le aguantó bien el físico. Salió del terreno de juego en el 68′ y en su lugar entró El Zhar, y cuando encaraba vestuarios hubo división de opiniones por parte del público del Martínez Valero, ya que se conjugaron los pitos con los aplausos. En las filas del Levante también había otro ex del Elche, Héctor Rodas, que cuajó un buen partido y agradeció tras el partido el cariño recibido y aseguró que confía en que el Elche se salvará a final de temporada.

Compartir esta entrada: