ANÁLISIS | Trazos de una obra ambiciosa

Óscar Ato | @charloz_ 24/09/2013 16:39

El nuevo proyecto madridista acaba de arrancar y anda encontrándose, como es lógico.  El equipo está apostando por un 4-3-3 y un fútbol más asociativo y de ataques posicionales que en la etapa de Mourinho, sin perder su poso vertical y su talento contragolpeador dada la continuidad de jugadores como Khedira, Ronaldo o Di María. Por otro lado, no ha encontrado la solidez que le permita no sufrir en ciertas fases de los partidos (sobre todo en los inicios, encajando goles por parte de Jorge Molina, Cani y Lafita), y en ello están trabajando. Tras unas primeras jornadas en las que se acentuaba lo comentado con un mediocampo de tres en el que convivían Isco y Modric, Ancelotti pasó a sentar al croata ante el Getafe, juntando a Illarramendi y Khedira. Parece que se va a seguir en esta línea, aunque el italiano adora a un Luka que será importante esta temporada. En defensa existen más dudas: Varane y Coentrao han entrado en la lista mientras Ramos ha recuperado la forma, por lo tanto optan a modificar la zaga exhibida el domingo (Carvajal, Pepe, Nacho y Arbeloa). El ataque apunta a seguir formado por Di María, Benzema y Ronaldo, salvo sorpresa motivada por el próximo derbi ante el Atlético. Bale no viajará rumbo al Martínez Valero.

A pesar del peso mostrado en el último partido por parte de Carvajal y Di María (exigirán trabajo a Fidel en las ayudas a Albacar), la posesión se focaliza más en la mitad izquierda, con un Isco que derrocha técnica, personalidad y pegada aunque por ahora esté lejos de dominar los encuentros desde el control del juego y un Cristiano que es la baza principal y podría hacer mucho daño atacando el espacio entre central y lateral que tan bien domina y por donde el Elche ya ha concedido dos goles (1-0 frente al Almería y 2-0 ante Osasuna). La ausencia de Marcelo es un pequeño bálsamo para los locales ante tanto foco de atención. A pesar de lo comentado, es obvio que la concentración en todas las fases del juego y la eficacia en las basculaciones ha de ser óptima si quieres evitar que cualquiera de sus grandes jugadores con proyección ofensiva te haga un roto.

Sin duda, al Elche se le avecina el test más complicado de lo que llevamos de temporada con la necesidad latente de obtener los tres primeros puntos. Escribá sabe que lo que ha probado hasta ahora rara vez le valdría contra los blancos, y es probable que modifique el once y el dibujo de su equipo. ¿4-1-4-1 con Rubén Pérez, Carlos Sánchez y Javi Márquez en la zona central? Ayudaría en la pelea frente a la dotada circulación de la sala de máquinas madridista, pero existirían serias opciones de seguir echando en falta un enlace fiable entre mediocampo y delantera. ¿4-2-3-1 con Gil por detrás del punta? Los franjiverdes vienen evidenciando una preocupante falta de gol, aunque al no mitigarse ésta con la doble punta podría rentar sacar el máximo partido del regreso del canterano valencianista, buscando rajar con sus conducciones la todavía «frágil» medular de Ancelotti en defensa y ampliando sus opciones de pase. Durante el transcurso del encuentro, siempre quedará la opción de moverlo a la derecha para añadir a otro delantero si al equipo no le queda otra. En caso de utilizar un único punta, Del Moral parte con desventaja frente a un Coro luchador y móvil pero excesivamente vertical y un Boakye ingenuo lejos del área pero con capacidad para aguantar balones y darlos de cara a la segunda línea, así como de sacarse un buen disparo cerca de ella. Acompañando a Rubén Pérez, Márquez podría ser una de las pocas bazas para dañar al rival con sus envíos con la zurda, aunque no podemos descartar a Carlos por la entidad y el poder ofensivo de éste. En derecha tendrían papeletas el bosnio Stevanovic e incluso Mantecón, cuya actividad sería útil de cara a combatir el habitual perfil fuerte del juego merengue. Evidentemente, en ataque daría menos de lo que su equipo desearía, pero en este duelo no existe plan excelso para el modesto. Con lo que sí van a contar es con un estadio lleno hasta la bandera.

FOTOGRAFÍA: RealMadrid.com
Compartir esta entrada: