ANÁLISIS | Puntería y fragilidad

Óscar Ato | @charloz_ 30/08/2013 16:24

Visita el Elche al Almería, otro recién ascendido que este año ha cambiado de entrenador y ha matizado su estilo en pos de un mayor atrevimiento y gusto por combinar. Basta un vistazo a las dos parejas del mediocampo para comprobar que hoy se enfrentan dos equipos diferentes entre si: Rubén Pérez y Carlos Sánchez en un bando y los asociativos Verza y Marcos Tébar en el otro, con Corona en la recámara. El conjunto andaluz llega con los mismos puntos pero obtenidos de otra manera, ya que ha anotado dos goles en cada uno de los encuentros con un sorpresivo Rodri a la cabeza que por ahora hace olvidar a Charles, pero ha encajado cinco, dejándose empatar ante el Getafe en los minutos finales y remontar ante el Villarreal en idéntica situación.

Los de Francisco son un arma de doble filo, tanto para el rival como para ellos mismos. Con su 4-2-3-1, buscan llevar la iniciativa de cara a aprovechar la calidad de su segunda línea y las características de sus mediocentros, para así reducir el tiempo defendiendo en campo propio ya que la zaga es la línea más débil del equipo. Por ello, si el rival les presiona sufren sacando el balón, cometiendo errores a menudo peligrosos, pero quedan así metros a la espalda para que Aleix Vidal encare y haga estragos con su velocidad, Soriano cargue el área o Rodri realice la ruptura buscando la ocasión clara, todo ello con los amenazantes envíos de la zurda de un Suso que ha participado en todas las jugadas de gol hasta el momento. Y es que el jugador propiedad del Liverpool es lo más parecido al Carles Gil de los hoy locales: acomodado en el costado derecho (aunque intercambia posiciones con Aleix, esta disposición está dando mayores réditos), se adentra en zonas interiores y activa las subidas del lateral (Perico y Dubarbier se manejan mejor proyectándose que defendiendo), las diagonales del extremo catalán y los desmarques de Rodri y Soriano. Sin duda, está siendo el duende que justifica muchas de las decisiones del joven entrenador.

En cuanto al Elche, lo más probable es que utilice el once que tan buenas sensaciones dio durante gran parte del partido ante la Real, dejando a los debutantes Javi Márquez y Boakye (si el tránsfer llega a tiempo) como jugosas balas en la recámara. Por lo tanto, se espera que la actitud del equipo sea similar, reculando menos y buscando provocar fallos en la circulación almeriense. Manu y Coro deben estar activos, sembrar la duda en Trujillo y Pellerano y probar los reflejos de Esteban. Los mediocentros ensuciarán el juego de la pareja de creación rojiblanca, y a su vez Carlos Sánchez podría estar atento a las incursiones al área de Soriano, así como vigilar junto a los centrales sus dejadas de cabeza bajando los saques de puerta, que es una vía alternativa útil para asentar algún ataque. También toca repartirse la tarea de auxiliar a Albacar y Fidel para reducir las conexiones de Suso con su lateral y sus compañeros de ataque. Lo que pase en el costado siniestro también será importante, ya que Aleix podría traer de cabeza a Sapunaru, mientras que si el ’17’ gaditano pasa tramos en ese costado y el Almería consigue dominar el partido, Gil tocará menos pelotas y esto mermará las opciones franjiverdes. Si se impone el Elche será otro cantar, ya que se demostró que es capaz de conseguir que jugadores como Vela, el ‘Chory’ Castro o Seferovic produzcan poco durante mucho tiempo. Es conveniente que los de Escribá tengan hoy la puntería afinada, ya que el rival concederá ocasiones.

Todo listo para que dé comienzo un partido en un estadio que al Elche le trae buenos y muy recientes recuerdos, y en el que ambos conjuntos pelearán por conseguir la primera victoria que les proporcione tranquilidad y esperanza en este inicio liguero. Será nada menos que a las 23h. Ya si eso mañana conoceremos el desenlace.

Compartir esta entrada: