ANÁLISIS | El frío admirador de Lampard

Óscar Ato | @OscarAto87 22/07/2014 00:00

La contratación de tanto centrocampista nos ha descolocado un poco. Con Mosquera y Adrián como teóricos acompañantes de un mediocentro y Fajr como mediapunta y posible interior en una medular de tres hombres, recibimos la llegada de este joven croata y la casi segura del malaguista Portillo, más adaptable a banda. No quiere decir esto que Mario Pasalic no sea un jugador acorde a la idea de equipo que tienen en la cabeza los hombres fuertes de la parcela deportiva, más bien al contrario. Tampoco que sea un calco de algo que ya tenemos en plantilla.

Pasalic es, fundamentalmente, un llegador. Su tendencia es más clara que la de Adrián, al menos en lo mostrado en su club de cuna. El otro ‘8’ del Hajduk Split es un jugador de buena planta, ambidiestro, con buen remate de cabeza y que pisa la frontal con asiduidad. Algo parecido, para los que lo recuerden y salvando las distancias, al Gerard López de su notable etapa en el Valencia. También es un perfil cercano al de Pelayo, aunque de mayor nivel.

 

En la pasada temporada, la de su explosión, desempeñó diversos roles a las órdenes de Igor Tudor: el de integrante de un doble pivote descolgándose para esperar centros laterales, el de interior en 4-1-4-1 apoyando en la base y buscándose opciones de disparo y el de mediapunta escorado a la izquierda para realizar la diagonal interior. Este último es poco probable que lo veamos en el Martínez Valero, ya que el Elche cuenta con jugadores con más desborde individual para esas labores. Aquí lo vemos desplazando el balón con varios compañeros por delante: una demostración de que no estamos ante un mediapunta de formación.

Preseleccionado por Kovac para el Mundial y recién fichado por Mourinho, el joven Mario es un jugador técnico pero pragmático. No se adorna con el balón, mientras que sin él es responsable si la jugada le pilla bien posicionado. Sabe chocar, saltar y lanzarse al suelo. Sin embargo, su gusto por incorporarse al remate hace pensar que, sobre el papel, donde más encajaría sería en un 4-3-3, como interior en cualquiera de los perfiles aunque en el izquierdo ya tengan cabida los zurdos procedentes de Rayo y Getafe. Como parte de un doble pivote, quizá sea algo precipitado para una gran liga europea, siendo más viable su inclusión en el mismo desde el banquillo cuando se busque desatascar un partido. Aquí lo vemos en el rol recomendado (segundo de la línea de cuatro de abajo a arriba).

Lo cierto es que, aunque llegarán jugadores como para utilizar varios sistemas y jugar también con dos puntas, los firmados hasta la fecha y las pruebas realizadas en el primer amistoso dan a entender que el equipo busca empaque con un solo punta. Los resultados dictarán sentencia, pero no significa que por ello no pueda subirse la efectividad de cara a puerta respecto a la temporada anterior. Tampoco que haya un acusado ‘overbooking’ en la medular como por aquel entonces: los perfiles son más variados, la idea de juego es distinta y la teórica pegada de los integrantes es algo mayor, ya que solo Javi Márquez  sumaba en esta faceta. Le deseamos toda la suerte del mundo a esta promesa del fútbol balcánico.

Compartir esta entrada: