ANÁLISIS | 34-3-3

Óscar Ato | @oscarato87 21/03/2013 17:38

Lucas Alcaraz tenía al equipo en una situación crítica. Entonces, visitó el Martínez Valero y decidió dar un giro. El 4-2-3-1 que daba más cabida a jugadores como Pereira o Buonanotte mutó a un 4-3-3 que reforzaba la zona media con el trío Iturra-Recio-Fran Rico. El equipo nazarí se hizo fuerte  desde esa superioridad, se llevó los tres puntos y hasta aquí ha seguido imponiéndose el plan. Tras esa victoria, vino una buena racha relativamente prolongada, y a continuación un bache del que ahora parecen estar saliendo. Los Cármenes resulta hoy un escenario complicado para ir de visita y salir triunfador.

El Granada afronta este partido de alto riesgo con una defensa algo mermada en la parcela central y las bajas de Iturra por sanción y muy probablemente de Piti por lesión. La segunda es llevadera, ya que  Riki parece estar ganándose una plaza en el once ocupando el costado derecho del ataque y dotando al equipo de una profundidad necesaria. En la medular, apunta a que el canterano Fatau suplirá al chileno haciendo de ‘coche-escoba’ y subiendo líneas, mientras que Rico y Recio intentarán cocinar los ataques. Nyom, Coeff, Murillo y Angulo protegerán a Roberto, mientras que Brahimi pondrá el desequilibrio individual en la izquierda y El-Arabi buscará ampliar su cuenta de 11 goles. El club presidido por Quique Pina llega al choque un punto por arriba del Elche en la tabla y sólo tres goles más que los ilicitanos a pesar del mayor volumen de calidad y determinación en ataque.

No hay intención de armar jaleos por parte de los ilicitanos. Tan sólo de sumar de para conseguir el objetivo de la permanencia. Las bajas han puesto el escenario algo cuesta arriba, pero se va a ir a por todas igualmente. Pelegrín  y Carlos Sánchez ocuparán el lugar de Botía y Rubén Pérez respectivamente, a la vez que se ha apostado por proteger a Cisma de una posible lesión. Así pues, Mantecón podría enfrentarse a las incisivas diagonales de Riki. Fidel, Nacho Porcar o Sapunaru serían las otras alternativas de una puzzle aún más complicado de armar si la duda de Lombán acaba siendo un no. En el 4-2-2 (ó 4-2-3-1) habitual, el oficio del extremo onubense tendría opciones en la línea de mediapuntas, ya que Del Moral tampoco anda fino. Ni siquiera sería descartable la opción del 4-1-4-1, para igualar fuerzas en mediocampo visto el precedente, pero la baja de Rubén Pérez le resta opciones. Difícil papeleta para Escribá.

Compartir esta entrada: