ANÁLISIS | Oportunidad milagrosa

Óscar Ato | @oscarato87 10/05/2014 13:55

El Barça de Martino ganará la liga si gana sus dos partidos. A pesar de haberla perdido en varias ocasiones y de presentar graves y progresivos problemas en su juego, los últimos tropiezos de Atlético y Real Madrid le permiten llegar a la recta final dependiendo de sí mismo, al igual que los colchoneros. Quizá andan en el peor momento de la temporada, pero saben que no pueden volver a perder otro tren. Este es el definitivo y harán lo posible para conseguir el objetivo, salvando una temporada gris y caótica.

Con las bajas ya sabidas de Alba, Valdés, Piqué y Neymar, los culés buscarán la victoria en el Martínez Valero con lo poco fiable que tienen hoy en día, que ya quisieran otros. El equipo que tropezó ante el Getafe es el que tiene todas las papeletas para mostrar otra imagen ante el Elche, sumando la carta de Cesc, cuyas entradas en el segundo tiempo le están haciendo merecer la titularidad: Pinto; Alves, Bartra, Mascherano, Adriano; Busquets, Xavi, Iniesta; Alexis, Messi y Pedro. Los blaugranas cuentan con varios recursos ofensivos: las subidas de Alves y sus paredes con Alexis, el disparo en el pico del área de Adriano, el slalom de Iniesta, las rupturas de Pedro… Sin embargo, siguen dependiendo en gran medida de Messi, a pesar de todo lo dicho y escrito sobre el crack de Rosario.

El juego con balón no es constante y sólido, permitiendo que con un buen trabajo táctico y concentración del rival se minimice el peligro. Esto les perjudica en defensa, siendo además ésta la línea de menos calidad de su once. El Barça permite situaciones de superioridad numérica rival tras pérdida, y las transiciones ataque-defensa llegan a ser poco serias. Además, sufren bastante ante centros laterales, lo que acaba haciendo pensar que mantener su puerta a cero es hoy más demérito del rival que mérito propio. En definitiva, la falta de altura, de calidad defensiva, de trabajo sin balón y de movilidad con él son algunos de los problemas de este gran equipo en horas bajas.

En Elche se espera este partido con temor pero con ilusión y ganas. La puntuación actual del equipo podría tanto provocarles el descenso la semana próxima como hacerles obtener la salvación este domingo en función de resultados simultáneos. Lo que está claro es que recibir a un rival así en el tramo final de liga tras tantos años sin pisar la Primera hace bombear la sangre más de lo normal. Si hablamos del planteamiento, no parece probable que Escribá vuelva al 4-4-2 que utiliza como local. El partido en el Camp Nou evidenció una superioridad numérica ante este plan que ayudó a que el equipo perdiera la batalla demasiado pronto. El equipo que ganó al Málaga tiene opciones de repetir, con Lombán sustituyendo al sancionado Botía y la duda de si Boakye será la referencia o si buscará más velocidad con Coro dejando un costado para la vuelta de Carles Gil. El entrenador decidirá si compensa más el 4-2-3-1 o un 4-1-4-1 más en deshuso en la segunda vuelta a la hora de obtener un buen resultado. Aprovechar el balón parado, castigar con velocidad las concesiones culés, no conceder muchos metros a Messi ni a las rupturas de los extremos y proteger bien la parcela central parecen aspectos clave de cara a acabar la jornada con la sensación o la certeza de seguir otra temporada en la élite del fútbol español.

Compartir esta entrada: