ANÁLISIS | Deberes hechos (II)

Óscar Ato | @oscarato87 02/05/2014 14:00

En la Costa del Sol también se da por hecha la salvación. Con 41 puntos, los de Schuster estuvieron gran parte del campeonato metidos en problemas, pero las últimas victorias en el Villamarín y en casa ante Granada y Villarreal le han hecho remontar hasta la puntuación deseada. Eso y el fichaje de Amrabat, que llegó en invierno junto a Iakovenko, Pablo Pérez y Rescaldani y ha sido una bocanada de aire fresco para una plantilla cortita de talento y velocidad. El extremo turco permite que replegar y contragolpear con peligro sea viable, así como normalizar la titularidad del mejor delantero del equipo. Santa Cruz perdió su puesto durante meses ante un Juanmi más rápido. Envuelto entre rumores oscuros tras la gris imagen ofrecida ante el  Getafe y el desafortunado partido de Angeleri, el Málaga querrá lavar su imagen ante su afición.

Schuster venía confiando en un once compuesto por Willy; Gámez, Angeleri, Flavio, Antunes; Camacho, Darder; Samu, Duda, Amrabat y Sant Cruz. Dispuesto en 4-2-3-1, Duda está viviendo una segunda juventud por el carril del ‘10’ aportando algo más que un gran golpeo a balón parado. A su derecha, el canterano Samu aporta sacrificio y diagonal hacia portería. En la izquierda, la plaza vacante podría debatirse entre el desubicado Portillo (el equipo no le ofrece mucha asociación ni ataques posicionales) y un Eliseu fuera de su mejor forma. Pablo Pérez también es una opción, pero esto movería al veterano portugués hacia un costado que parece no querer volver a habitar. En el doble pivote, la lesión de Tissone le ha dado más continuidad al joven Darder, algo más dotado con balón y menos agresivo sin él. La baja de Angeleri atrás será suplida con Sergio Sánchez si llega en condiciones. En caso contrario, un Weligton más reflexivo y menos explosivo sería el elegido.

El Elche debe ganar un partido de los tres que le quedan. Y quizá algo más. A priori, este parece el más asequible, pero ninguno lo es si no se anota más que el rival. A pesar de todo, el equipo realizó un buen partido ante el Levante y el once tiene opciones de repetirse. De no ser así, Rubén Pérez parece ser el jugador que más opciones tendría de regresar a la formación, ya sea en 4-4-2 o en 4-2-3-1 con Márquez como mediapunta. Quizá el primer caso sea el recomendable para buscar la victoria con presencia ofensiva, siempre y cuando Javi siga figurando y aportando llegada, toque y lanzamientos a balón parado desde el doble pivote. Sea como sea, estos partidos son menos importantes en lo táctico que en lo emocional y en lo que respecta a la calidad de los jugadores. Uno que no va sobrado de ella pero sí de oportunismo con el gol cuando más se necesita es Boakye. Si el Elche consigue la permanencia, el ghanés tiene papeletas para ser decisivo con una puntual diana en lo que resta de temporada. Convendrá que el equipo le permita pisar área el mayor tiempo posible, en pos de conectar un cabezazo o un certero chut. Mañana, los franjiverdes se juegan media vida.

Compartir esta entrada: