ANÁLISIS | David Lombán: un paso adelante y varios atrás

Óscar Ato | 10/07/2013 19:00 @charloz_

David Lombán fue titular habitual en la defensa del segundo equipo más goleado de la Liga Adelante, el Barcelona B (que, sin embargo, quedó 9º clasificado). Hay que decir, para ser justos, que el sistema de juego y el funcionamiento conjunto de jugadores y cuerpo técnico no benefició a la zaga de cara a maquillar esos 71 goles en contra. Los de Eusebio eran un conjunto ofensivo y con una querencia tan grande por salir con el balón controlado desde atrás, que en ocasiones ellos mismos generaban varias ocasiones rivales asumiendo tales riesgos. Los mecanismos colectivos no estaban tan trabajados ni la calidad de varios jugadores era tan elevada como para llevar a cabo con gran éxito este aspecto, y eso exponía a una defensa que además solía posicionarse muchos metros por delante de su portero.

Hablamos de un central diestro que ha actuado en ambos perfiles (esto es, tanto de central derecho como izquierdo) depende del acompañante que jugara a su lado. En salida de balón es un activo útil, ya que no suele errar en el pase. Tiene gran confianza en sus envíos en corto, y es capaz de salir en conducción hasta la divisoria para dividir atenciones y entregar el balón a un medio. También está dotado para lanzar penaltis.

 Lombán goza de una buena colocación, es corpulento y correcto en el juego aéreo. Sí es cierto que a veces yerra cuando sale de zona, al cruce, por llegar tarde o sufrir la anticipación del rival. Debe mejorar la toma de decisiones en ese aspecto. También sufre cuando sus compañeros pierden el esférico mientras intentan construir jugada y tiene varios metros a su espalda ante contras rivales. Sin ser excesivamente lento, le cuesta algo acelerar y su cintura le causa problemas en estas situaciones.

Se trata de un futbolista que va a encontrar aquí dentro un sistema más protector, con líneas más juntas y replegadas. Se presume una adaptación menos complicada que la realizada al pasar a las filas del filial blaugrana, pero deberá demostrar que puede ser un defensa de garantías en la máxima categoría. Mientras tanto, tengamos en cuenta que seguramente llegarán dos centrales más, de los cuales se espera que aporten cierta experiencia en la élite y complementen las características de Pelegrín y el propio Lombán. Confiaremos en el criterio de Fran Escribá, que ya lo tuvo a sus órdenes cuando Quique Sánchez Flores era el entrenador del Valencia. Para el jugador, será dar un paso adelante en su carrera y varios atrás en cuanto a posicionamiento en el terreno de juego.

Compartir esta entrada: