ANÁLISIS | El largo y tortuoso camino

Óscar Ato | 31/07/2013 14:30 @Charloz_

El Elche ya tiene lateral derecho para afrontar el inicio del campeonato liguero. Finalmente, la comisión deportiva decidió no renovar a Javier Flaño y ser un poco más ambiciosos de cara a cubrir ese rol en la zaga. Es más, Cristian Sapunaru es desde ya una seria amenaza para Damián Suárez en la puja por ocupar un puesto en el once. Un jugador que ganó Liga, Copa y Europa League en las filas del Porto de Villas-Boas en la 2010/11, jugando más partidos que Jorge Fucile, correoso y completo lateral uruguayo. Tras otra temporada más discreta en el club a las órdenes de Vitor Pereira (la llegada de Danilo le restó muchos minutos), Sapunaru firma por un año con el Zaragoza, donde mostró un rendimiento muy interesante que fue decreciendo junto al resto del equipo hasta acabar descendiendo de categoría.

El rumano es un lateral sobrio y completo, con un poderoso físico que le permite cumplir en diversas facetas. Si se encuentra bien posicionado ante ataques laterales del rival, cierra bien su palo (es obvio que si se produce una pérdida comprometida con el equipo volcado en ataque le puede tocar correr y que no llegue a su marca). Goza de una buena capacidad de reacción y colocación, así como de un poderío aéreo que le hace importante defendiendo jugadas de estrategia y algo peligroso en área rival. Además, intenta dirigir los despejes aéreos, de cara a mantener el balón en poder de su equipo. Estas aptitudes le permiten ejercer de central de manera ocasional, y podría ser una situación que viéramos a lo largo de la temporada si Damián pide paso y no ha mezclado debidamente ninguna pareja de centrales. En su contra hay que decir que debe vigilar esos lances puntuales en los que se muestra más contundente de lo necesario: la temporada pasada recibió 19 cartulinas amarillas.

 

En el apartado ofensivo, es algo menos técnico y habilidoso que su nuevo compañero de posición. Su envergadura no le permite incidir tanto en campo contrario, pero tiene criterio para jugarla en esas zonas y se sitúa a buena altura en consonancia con el ataque del equipo. Si el Elche consigue someter al rival en su campo, Sapunaru rara vez restará en esta faceta.

Tras un rocambolesco culebrón, el ex-zaragocista ha tomado la decisión de recalar en la ciudad de las palmeras y firmar por 3 años, por lo que esperamos que aporte compromiso y calidad. Con esta incorporación, la zaga queda virtualmente cerrada salvo sorpresa u ocasión de mercado.

Compartir esta entrada: