ANÁLISIS | Creen en el milagro

Óscar Ato | @oscarato87 14/03/2014 18:00

Cada pocas temporadas, sucede que un equipo con jugadores llamados a cotas más altas se mete en el pozo y se encuentra tan angustiado dentro que no sabe salir. Eso parece haberle sucedido al Real Betis, que a pesar de tener peor plantilla que la presentada en el ejercicio pasado sigue contando con muchos jugadores de un alto nivel. Con Pepe Mel se entró en un bache en el que parecía imposible ganar partidos, lo que desembocó en la destitución del querido y admirado técnico. Lamentablemente para los verdiblancos, con el sustituto Juan Carlos Garrido pincharon en hueso, y ahora Humberto Calderón intenta obrar el milagro. No va mal encaminado teniendo en cuenta lo extremo de la situación, ya que el bloque atraviesa una buena racha que llama al optimismo y a la fe, coronada con la victoria en el Sánchez Pizjuán en los octavos de la Europa League.

El equipo sevillano varía su dibujo en función del momento y el rival. Calderón empezó con defensa de cinco, y al obtener resultados dispares optó por un 4-3-3 ante el Getafe, con N’Diaye y Salva Sevilla como interiores por delante de Lolo Reyes, Juanfran y Didac como lateral y Baptistao como punta abierto a la derecha. A pesar del buen partido realizado, ante el Sevilla se juntaron en torno a un 4-4-2 que dejó al ‘14’ canoso como revulsivo para la segunda parte: Lolo quedaba atrás y N’Diaye salía al robo en un doble pivote intenso, con Cedrick y Juanfran en las bandas trabajando y sumándose al ataque; el central canterano Caro fue lateral derecho y Baptistao y un Rubén Castro al que han echado de menos durante más tiempo del esperado compartían la dupla atacante. El resultado fue engañoso, ya que el encuentro fue igualado y Adán tuvo que hacer de salvador en más de una ocasión, pero el equipo está en alza amparado por sus tres refuerzos invernales y podría repetir dibujo frente al Elche, que suele presentarse de igual manera.

El equipo de Escribá cuenta con la frescura de no haber jugado partido intersemanal, pero con la inquietud de ver recortada su ventaja recién obtenida en tres puntos ante un Betis que ya tiene poco que perder. El míster volverá a alinear a Rubén Pérez, que parece ser el único cambio asegurado en el once, presumiblemente por Carlos Sánchez. Si el astigitano y Javi Márquez se ocupan de la parcela central sin más ayuda, deberán contener a un N’Diaye exuberante en el quite y abarcando terreno. Como opciones, se baraja la entrada de Boakye por Cristian Herrera en punta, que está con ganas de ganarse un sitio en la lista de Ghana para el Mundial. También podría ser un partido para que Fidel recuperase la confianza ante su par, que parece estar entre Caro (no domina la posición) y Juanfran (ataca mejor que defiende). Aun así, parece que Del Moral seguirá contando con la confianza del cuerpo técnico. Otro que podría gozar de minutos durante el partido es Rodrigues en el costado opuesto. El Elche deberá mover en balón con criterio y seguridad, evitando que los puntas béticos encuentren buenas situaciones a la espalda de sus centrales. Ha de seguir demostrando que el Martínez Valero es un fortín en esta segunda vuelta y reducir la pelea por el descenso a prácticamente dos plazas.

Compartir esta entrada: