ANÁLISIS | Quiere dar el paso

 

 

Óscar Ato | 04/07/2014 20:30 @oscarato87

Adrián firma por dos temporadas tras permanecer durante las mismas en el Rayo de Paco Jémez. Curtido como jugador de Primera en equipos de la zona baja de la tabla, no ha encontrado suficiente continuidad hasta la fecha si exceptuamos su etapa en el Racing de Santander. Escribá y Orta mostraron interés en hacerse con sus servicios y viene a sumarse a una medular maltrecha tras las bajas de los cedidos y la salida de Rivera.

Hablamos de un futbolista que ha venido actuando como parte del doble pivote en su anterior equipo. En el ofensivo esquema de Jémez, el hijo de Míchel tenía complicaciones para ser importante dada la ascendencia de Trashorras y la necesidad de completarlo con un mediocentro más bregador (Baena o Saúl). Delante de ellos, un jugador más resolutivo y ofensivo como Alberto Bueno realizó una gran temporada, convirtiéndose en el segundo máximo goleador tras Larrivey. En ocasiones, ha compartido medular con el talentoso ‘10’ gallego, compartiendo responsabilidades. Adrián es un futbolista asociativo y con buena técnica. Es zurdo, aunque capaz de utilizar la derecha con solvencia.

Le gusta incorporarse desde segunda línea, sobre todo si la jugada evoluciona por el costado. Se acerca a la frontal para utilizar su preciso disparo o pisa el área para rematar de cabeza (con ella pelea balones divididos y ha anotado sus tres goles durante la temporada pasada).  Aunque la mueve bien en corto y hacia las bandas, su falta de destreza para habilitar al delantero entre líneas y su escaso desequilibrio le hacen ocupar poco la demarcación de mediapunta. Adrián tampoco es un extremo izquierdo: puede ocupar el costado puntualmente, ayudar en la circulación del balón y poner centros para un buen rematador, pero carece del desborde y la velocidad de un especialista. Si le funciona el regate corto para zafarse de presiones en la parcela central y encontrar al compañero libre.

A pesar de gustarle llegar a zona de remate, el madrileño sabe guardar la posición, realizar ayudas laterales y asumir responsabilidades tácticas. Utiliza más la colocación y el conocimiento del juego que los esfuerzos explosivos. No sólo por ello lo tildaron de jugador pasivo en otros lugares: es cierto que en ocasiones debe ser más intenso y aumentar su nivel de concentración.

Parece que Escribá lo utilizará de manera similar a su anterior entrenador en cuanto a rol en el campo, aunque acompañado de un jugador más dotado a nivel defensivo. También como interior izquierdo en un mediocampo de tres hombres, estando más en duda si será mediapunta puntualmente en partidos a domicilio. El rol será similar al empleado por Javi Márquez en la plantilla de la temporada pasada. Siendo jugadores con características y edades diferentes,  el catalán ha demostrado hasta hoy ser un jugador un peldaño superior, si bien Adrián está capacitado para llegar al nivel de su 2013/14 si cuenta con la confianza del míster. Las dudas están justificadas, pero el mercado del club tiene unas limitaciones y han valorado su experiencia en la categoría, sus dotes técnicas, cierta versatilidad y llegada a zona de remate. Esperamos que sus ganas por afianzarse como una pieza importante del Elche en Primera muestre a un jugador interesante para el proyecto.

Compartir esta entrada: