ANÁLISIS | Abocado a las finales

Óscar Ato | @charloz_ 08/02/2014 13:50
Retornaba el Valladolid a Primera la temporada pasada con una de las plantillas más modestas y corta de efectivos del campeonato. De la mano de un severo y atrevido Djukic, consiguieron salvarse con holgura practicando un fútbol vistoso. El verano pasado, el técnico serbio marchó hacia Mestalla, donde es sabido por todos que no le fueron bien las cosas, y un Juan Ignacio Martínez que viene de hacer historia con el Levante es su sustituto hasta la fecha. A pesar de que la plantilla no sufrió ninguna baja traumática (la de Balenziaga y la de un Alberto Bueno que no era indiscutible quedan como las más importantes), las altas apenas han aportado a excepción de un Mariño que ha mejorado las prestaciones de sus antecesores bajo palos convirtiéndose en una revelación de la liga. Si a esto le sumamos las lesiones de Óscar y el episodio Ebert, cuya baja acaba de ser consumada a causa de sus pretensiones de cambiar de aires y su indisciplina, nos encontramos a los pucelanos en puestos de descenso.

Al disponer de un grupo de jugadores diferentes a su etapa granota, JIM optó por un fútbol más asociativo y con la línea defensiva más avanzada a su llegada. Tras los malos resultados, la propuesta se ha matizado sin llegar por ello a asimilarse a la anteriormente comentada. Se ha decidido arriesgar menos balones en salida, atacar sin ir a pecho descubierto, juntar líneas y acabar jugadas sin exponerse demasiado y así evitar que Mariño sea un héroe con frecuencia. Fruto del cambio, los blanquivioletas no han encajado gol en las dos últimas jornadas, aunque la otra cara de la moneda son los cinco partidos consecutivos sin anotar de Javi Guerra, máximo goleador del equipo y ausente este domingo. Otro que no podrá jugar será Óscar, por lo que lo más probable sería que se repetiera el mediocampo mostrado ante el Getafe y formado por Álvaro Rubio y Rossi en la base, con Víctor Pérez avanzado para ayudar a conservar el balón y presionar junto al delantero ante la salida rival. Larsson y Omar ocuparían las bandas, con el recién llegado Jeffren como as en la manga; la defensa se mantendrá firme ante la baja de Marc Valiente, con Rueda y Mitrovic en el centro y el animoso Rukavina y Peña en los laterales.

Por su parte, el Elche llega al Nuevo José Zorrilla consciente de lo alejado que le dejaría del descenso una victoria. Para conseguirla, se espera que Escribá presente un once similar al del pasado domingo en el que cambiarán los laterales, ya que Damián está sancionado y Albacar no ha llegado a tiempo. La única duda al margen estriba en la opción de alinear a Fidel como extremo izquierdo en lugar de un Del Moral que no anduvo acertado ante el Almería. Por lo demás, el técnico franjiverde ha convocado a 19 futbolistas de los que tendrá que descartar a uno, que podría ser Rivera dada la acumulación de gente en la zona media y la polivalencia de Mantecón ante las bajas en los laterales. Esto posibilitaría la primera entrada en la lista por parte de Rodrigues. En cualquier caso, se avecina un partido poco vistoso entre dos equipos difíciles de batir que no andan sobrados en cuanto a creatividad y pegada. Botía y Lombán deberán pelear duro ante un Manucho al que buscarán con juego directo y centros laterales y que ya fue un hombre clave en la permanencia obtenida el pasado ejercicio. La tensión y la competitividad están aseguradas.

Compartir esta entrada: