El equipo de Ferrán Corominas, amenaza nuestro liderato

 

Miguel Giménez ¦ 23/11/12 07:00

Cómo es esto del fútbol en ocasiones…qué caprichoso resulta ser.

El próximo sábado (18 horas), se dará un auténtico partidazo (que tendremos que seguir seguramente por Internet, manda bemoles), entre el primer clasificado de la categoría, el súper Elche de Fran Escribá (32 puntos) ante el equipo revelación del campeonato y segundo clasificado, el Girona de “Rubí” con 30 puntos.

El partido de Montilivi, estadio que se nos ha dado bien pero que nos recibirá a buen seguro con un fuerte ambiente (pese a ser decretada jornada económica), será sin duda la primera rampa de gran pendiente del “Tourmalet”, la primera gran batalla de altos vuelos que marcará drásticamente el devenir más inmediato de las posibilidades de seguir en lo más alto por parte de nuestro equipo, y que también influirá en gran medida en el estado anímico del aficionado franjiverde, de cara a recibir al gran “coco” Villarreal en el Martínez Valero.

No vale esconderse. Al Elche, le valdrá con el empate para superar su récord particular de jornadas consecutivas desde la primera jornada en lo más alto (1945/1946), cuando militaba en Tercera, e igualar el del Málaga de la temporada 48/49, que perdura más de 63 años. Aunque el cuadro malacitano, no lo hiciera desde la primera jornada.

De lograr la victoria, el golpe anímico en el entorno franjiverde, sería descomunal.

En verano, el Elche fichaba a Ferran Corominas procedente del Girona, desembolsando la cantidad de 100.000€, para que fuese la piedra angular del nuevo proyecto deportivo comandado por Fran Escribá, en su enésima lucha por retornar a la élite.

El atacante, había firmado la temporada anterior, la friolera de 18 tantos, en un equipo que deambuló por la zona baja de la tabla, siendo uno de los jugadores desequilibrantes de aquella Liga (lo que hizo despertar el interés ilicitano). El jugador, buscaba una mejora contractual y luchar por el ascenso de categoría, fichando por el conjunto franjiverde.

Pues bien, ahora sus ex compañeros, se encuentran en su momento más dulce en su historia en la Liga Adelante(siendo el conjunto más goleador de la misma y habiendo cedido sólo un empate en casa), amenazando el liderato y el nuevo récord franjiverde de los hombres de Escribá, peligrando el estado de felicidad plena del aficionado franjiverde desde que se inició la competición.

“Coro”, aunque sigue peleando, anda algo flojo en las últimas jornadas, perdido, desubicado, sin el olfato ofensivo de antes, donde anotó 4 dianas y se convirtió en el máximo asistente del equipo. Circunstancia, que está notando mucho el equipo a nivel atacante.

Quién sabe, si el fútbol vuelve a ser caprichoso una vez más en Montilivi, y el de Banyolas reaparece para ser el verdugo, precisamente, del equipo de su tierra (no celebraría el gol), elevando hasta el éxtasis máximo a la parroquia franjiverde en un partido crucial.

Compartir esta entrada: