Dos luces en la oscuridad: vuelven Lombán y Edu Albacar

Ambos futbolistas se encuentran plenamente recuperados de sus lesiones musculares y podrían volver a un once que presentaría hasta cinco caras nuevas respecto a Getafe.

En el mar de bajas en el que nada el Elche esta semana para enfrentarse al Valencia, dos importantes piezas en lo que va de temporada franjiverde salen a flote. David Lombán y Edu Albacar se ejercitan ya al mismo ritmo que sus compañeros y apuntan a recuperar ante el conjunto ché el puesto en el once del que sendas lesiones les privaron.

Así, además de la revolución obligada de mitad de campo hacia adelante por las bajas, también podría verse bastante alterada la línea defensiva respecto a la última alineación que dispuso Fran Escribá en Getafe y podría presentar hasta cinco variaciones como mínimo. A los sancionados Rubén Pérez y Aarón Ñíguez, más el vetado Carles Gil, se unirían Sergio Pelegrín y Domingo Cisma, presumiblemente los elegidos para dar entrada a Lombán y Albacar.

El lateral zurdo acumula seis jornadas en el ostracismo y aunque ya antes había completado sesiones con el resto del grupo, su entrenador ha preferido no arriesgar en las últimas fechas por miedo a un mal mayor. Edu ha vuelto a recordar su mala suerte con las lesiones después de un curso pasado en que no se perdió más de un partido seguido de los 38 que disputó. Hay que ir a la campaña 2011/2012 para dar con una lesión mínimamente grave del futbolista catalán, cuando una contusión tubecular en la tibia derecha le dejó fuera de combate durante tres contiendas, curiosamente a las dos semanas de cumplir su sanción de cuatro encuentros por la agresión a Charles, por aquel entonces en el Córdoba. También la temporada anterior Albacar estuvo en el dique seco. El veterano ‘21’ pasó por el quirófano aquejado de una lesión en el tobillo y fue baja cuatro semanas.

Por su parte, David Lombán también está curado de sus molestias musculares en el sóleo y dado el buen rendimiento que había ofrecido hasta su lesión jugando todos los minutos de competición, todo hace indicar que volverá al eje de la zaga junto a Alberto Botía. El siguiente apunte en el historial médico del central asturiano data de diciembre del año pasado, cuando sufrió una rotura en el ligamento colateral del primer dedo de la mano derecha.

Compartir esta entrada: