Solo faltó el gol

Titular, capitán y jugador básico para el entrenador. Solo faltó el gol. El escaso acierto de Álvaro Giménez ante la meta rival, apenas dos goles durante todo el curso, mancillan una buena hoja de servicios del delantero ilicitano en la temporada en la que, tras varios años en el fondo del banquillo, por fin disfrutó de continuidad y se sintió importante.

El ilicitano lo admite. De haber tenido más gol su temporada hubiera sido para enmarcar. Nadie le pedía que acechara los registros de Sergio León, por por lo menos rondar la decena. “Me queda sabor amargo esta temporada por los goles, pero si se me valora el trabajo estoy contento porque eso nunca me ha faltado”, explica el jugador, quien lamenta que la buena racha que siempre se dice que acompañar a todos los delanteros “nunca me haya llegado esta temporada“.

Reconoce que, sobre todo en el primer tramo de la competición, llegó a desesperarse y a tomarse la situación “casi a risa”. “Ha habido partidos en los que he estado a nada de marcar, pero no había manera. Pero no salían las cosas y no queda más que trabajar y trabaja”, explica.

Pero en todo lo demás, Álvaro está contento “porque hacía tres años que no jugaba tanto” y, además, pudo cumplir el sueño de “ser capitán de mi equipo”. También se muestra ilusionado por la posibilidad de ayudar a Sergio León a lograr el trofeo ‘Pichichi’ de Segunda.  “Le vamos a ayudar en todo lo posible porque ha hecho un temporadón. Le conozco desde el filial y cuando tiene una, la mete. Vay a triunfar donde vaya”, pronostica.

El futbolista también valoró de forma muy positiva la temporada realizada por el Elche, a pesar de haberse quedado sin opciones de promoción en las últimas jornadas. “El equipo hizo lo que pudo. Tuvimos partidos claves que si los hubiéramos ganado nos hubiéramos metido, como ante el Albacete o el Girona. ¿Y si…? Nunca sabes qué podría haber pasado“, explica.

Renovación

El ilicitano, cuyo contrato con el club finaliza el 30 de junio, confesó que le gustaría continuar en la entidad, con la que comenzará a hablar de su futuro a partir de la próxima semana. “No sé qué va a pasar, pero no pienso que el de Alcorcón sea mi último partido”, ha comentado.

Álvaro ha restado importancia a los pitos que recibe desde la grada por parte de los aficionados de forma regular  “porque no se puede gustar a todos” y, además, señala que en los últimos partidos también ha escuchado más aplausos. “Respeto a todo el mundo”, añade el jugador, quien elogia el trabajo realizado por su entrenador, Rubén Baraja. “Se merece la renovación”, afirma.

Álvaro indicó que la afición ha sabido valorar el trabajo del equipo “sobre todo por cómo estaba el club en el pasado verano”, aunque agregó que “es normal que la gente nos exigirá más cuando el equipo se metió ahí”.

El atacante ilicitano, por último, confía en una victoria del Elche en Alcorcón para cerrar la Liga con 60 puntos y, sobre todo, “cambiar la racha, porque acabar la Liga con ocho partidos sin ganar no nos gusta a nadie ni reflejaría lo que ha sido la temporada”.

Compartir esta entrada: